Lorenzo González Feliciano reconoció que la agencia ha carecido de tecnología para el rastreo de contactos de COVID-19, pero dijo a El Nuevo Día que sí cuentan con profesionales capacitados.

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

En un revés a su postura del martes, el secretario del Departamento de Salud, Lorenzo González Feliciano, aseguró ayer, jueves, que la agencia que dirige desarrollará un plan de seguimiento a las personas que arrojan un resultado positivo en la prueba serológica de COVID-19.

El cambio, aseguró el titular, surge tras analizar la respuesta negativa que recibió el anuncio de la estrategia de Salud para el rastreo de contactos, que no solo fue tardía, sino que descartó del panorama a las personas que han arrojado positivo al novel virus en una prueba serológica, sin que quede claro a cuántas de estas personas se le realiza posteriormente una prueba molecular para determinar si el virus sigue activo en el cuerpo.

Me motivó a pensar: ¿por qué hacemos las serológicas si no le vamos a dar seguimiento?”, afirmó el secretario en una entrevista breve con este medio.

Nos hace sentarnos otra vez en la mesa, para buscar otros expertos en la materia, informarnos de forma apropiada y redirigir nuestro esfuerzo, para garantizar que no solo se hace el rastreo de contactos con el PCR (prueba de reacción en cadena de polimerasa) positivo, ahora, tenemos que rectificar y generar una propuesta de seguimiento a aquella persona que es serológica positiva”, sostuvo.

Según González, el cambio también surge a raíz de una actualización en las guías de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), respecto a la “vigilancia serológica”. El titular hizo referencia al cambio en esa guía “esta semana”, aunque la actualización más reciente en esa guía ocurrió el 28 de abril, una semana antes de la conferencia de prensa del martes, en la que se anunció la estrategia de rastreo.

En síntesis, la estrategia de los CDC con las pruebas serológicas va dirigida a ampliar el conocimiento sobre cuántas personas han sido infectadas a través del tiempo con el SARS-CoV-2 –el virus que causa COVID-19– y cómo ha sido su propagación para orientar medidas de control.

"Una prioridad clave de los CDC es rastrear las infecciones por COVID-19 para determinar qué parte de la población de los Estados Unidos está infectada con el tiempo", sostiene la guía.

El gobierno maximizó el uso de la prueba rápida

Salud indicó el martes que seguiría las recomendaciones de los CDC en cuanto a establecer el sistema de rastreo de contactos a base de las pruebas moleculares, pues las pruebas rápidas o serológicas no son diagnósticos confirmados de COVID-19. Lo que no quedó claro es qué esfuerzos, si alguno, se están haciendo para llevar a conclusión un resultado positivo serológico, con una prueba molecular posterior para determinar si el virus está activo en el cuerpo.

Del mismo modo, la agencia descartó el rastreo de contactos con los serológicos por no considerarlos positivos confirmados, pero los continúa calificando como “casos únicos” positivos en sus estadísticas.

Asimismo, desde finales de marzo la agencia masificó la compra de pruebas serológicas o pruebas rápidas, en procesos que continúan bajo cuestionamientos ante aparentes irregularidades, aunque la CDC es clara en sus guías.

“Los CDC no recomiendan el uso de pruebas de anticuerpos (serológicas) para diagnosticar una infección aguda. Se recomienda utilizar una prueba viral (molecular) para diagnosticar una infección aguda”, establecen los CDC.

“En la medida que nos insertamos en la situación del COVID-19, había una limitación (de acceso) de la molecular”, sostuvo González.

Hasta esta mañana había en total 2,031 casos positivos, de los cuales 1,018 correspondían a detecciones de pruebas serológicas. Del total de 434 casos únicos positivos reportados por Salud en lo que va de mayo, solo 58 corresponden a resultados de pruebas moleculares. Esta cifra incluye muestras tomadas en días o semanas anteriores y no necesariamente en las últimas 24 horas, explica la agencia en sus informes.

Mediante sus compras, Salud maximizó el uso de la prueba serológica. Del total de 411,500 pruebas que ha adquirido la agencia, solo 50,000 o el 12% de estas son moleculares, según los contratos y las órdenes de compra.

La agencia firmó un contrato con Quest Diagnostics el 30 de marzo, para adquirir 50,000 pruebas moleculares. El acuerdo establece que la compañía proveerá las pruebas “de manera escalonada y según disponibilidad de las mismas”. Hasta hoy, había recibido 9,194, de las cuales había distribuido 5,794 y mantenía otras 3,400, dirigidas en parte a la Administración de Servicios Médicos (ASEM) y al personal de primera respuesta a través de la isla.

Mientras, la agencia había distribuido 195,450 pruebas rápidas, de un total de 269,140 que ya había recibido. En su inventario, hay disponibles unas 73,690, según los datos revelados por la agencia.

El gobierno distribuyó estas pruebas para su uso en los hospitales privados y públicos, incluyendo de psiquiatría, rehabilitación y el de la institución correccional; a la Asociación de los IPA; la Asociación de Salud Primaria de Puerto Rico, los centros de diagnóstico y tratamiento (CDT) y los centros de salud primaria, conocidos como centros 330; el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, la Guardia Nacional, entre otros.

Claras las guías de los CDC

Aunque el secretario de Salud afirmó el martes que el gobierno no puede obligar a que se le realice una prueba molecular a un paciente que arrojó positivo o incluso negativo en una prueba serológica, para confirmar un diagnóstico de COVID-19, lo cierto es que los CDC establecen que “las decisiones sobre la prueba las toman los departamentos de salud o proveedores de atención médica del Estado y el lugar”.

Si la persona es un caso positivo en la prueba serológica y presenta síntomas, las guías del CDC son claras en que a ese paciente hay que realizarle una prueba molecular para poder alcanzar un diagnóstico. De hecho, aún si la prueba serológica es negativa, la persona podría tener el virus y no reflejarse en ese examen debido a que los anticuerpos –que es lo que detecta esa prueba– no aparecen hasta días después de su incubación. “Esto significa que aún podría transmitir el virus”, sostienen los CDC.

En el caso del Municipio de Villalba, se estableció un modelo epidemiológico el cual dicta que a todas las personas se les deben tomar ambas pruebas, la serológica y la molecular. La implementación depende, sin embargo, enteramente de la voluntariedad y cooperación individual.

Aún en los casos en que hay un resultado serológico positivo sin síntomas, las guías indican que “es probable que no tenga una infección activa y no se necesita un seguimiento adicional”, pero nunca es concluyente.

“Es posible que tenga un resultado positivo para anticuerpos y que no tenga o haya tenido síntomas de COVID-19. Esto se conoce como tener una infección asintomática o una infección sin síntomas”, añaden los CDC.

En el caso del Municipio de Villaba, que ha implementado un modelo de rastreo de contactos exitoso basado en lo que se hizo en Singapur, el proceso de rastreo incluye todo caso sospechoso, y como parte de ese proceso es indispensable una prueba molecular confirmatoria.

“Yo le hago el rastreo de contactos a todos. Le hago el rastreo de contactos hasta a los sospechosos. Esto es para prevención, esto no es para propósitos de conteo nada más. “Cuando vas a prevenir, tienes que tomar todas las variables en consideración. Luego, entonces cuando confirmes que ese caso es positivo o negativo, pues sigues trabajando con los contactos que identificaste y aislaste”, explicó la epidemióloga Fabiola Cruz, quien dirige ese rastreo.

“Si la confirmación te viene negativo, pues entonces les das de baja. Si te da positivo, pasas a hacerle la prueba a todos los contactos, pero ya tenías a esa gente aislada, por lo que cerraste ahí cadenas de transmisión”, apuntó la epidemióloga.


💬Ver 0 comentarios