Fueron miles las personas que, pese a la emergencia, se unieron a las caravanas organizadas alrededor de la isla. (Vanessa Serra Díaz)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

---

La pandemia causada por el COVID-19 trastocó las marchas planificadas para este viernes, 1 de mayo, el Día Internacional de los Trabajadores, dado el toque de queda y las guías de distanciamiento social para minimizar la posibilidad de contagios.

Si embargo, los líderes de varios gremios se mostraron complacidos con el apoyo recibido durante las caravanas, cuya mayoría no fueron anunciadas, y elevaron alertas para otorgarle la protección necesaria a los empleados que, próximamente, tendrían que reportarse a sus lugares de trabajo ante la inminente apertura de la economía y otros servicios.

(Vanessa Serra Díaz)

En momentos en que el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH) recibe casi 10,000 solicitudes para el beneficio de desempleo a diario, la clase trabajadora se lanzó a las calles, pese a la emergencia, para reclamar una mejor respuesta.

Mercedes Martínez, presidenta de la Federación de Maestros de Puerto Rico, resaltó que fueron muchas las personas que asistieron a las marchas, tanto en el área metropolitana como en otros pueblos de la isla.

"No solo tuvimos participación masiva en la caravana del área metro, sino que también se concretaron caravanas en el área este, en Caguas, en Mayagüez,en Bayamón, desde Trujillo Alto... en el (estadio) Hiram Bithorn se congregaron varios caravanas y desde allí salimos en una sola caravana que, en un momento dado, cubrió los dos lados opuestos del expreso (Luis A. Ferré), en ambas direcciones. Fue sorprendente", explicó Martínez.

Martínez resaltó que la respuesta a la caravana dejó ver la insatisfacción de la clase trabajadora ante la respuesta del gobierno a la emergencia.

"La gente fue protegida, con sus guantes y mascarillas, pero con sus reclamos. Como decíamos: 'Estamos en distanciamiento, pero no estamos en silencio'. Esta administración ha atentado contra la vida de miles de trabajadores y trabajadoras. Y cuando digo 'directamente', me refiero al mensaje irresponsable que hizo la gobernadora (Wanda Vázquez Garced) el día de ayer, quien atenta contra la vida de los trabajadores al exponerlos a que se enfermen reabriendo la economía en medio de la pandemia", subrayó la líder sindical.

Vázquez Garced firmará próximamente una nueva orden ejecutiva que extenderá el toque de queda hasta el 25 de mayo y, a partir del 4 de mayo, podrían reanudarse los trabajos en las industrias financieras, hipotecarias, seguros, bienes raíces, notaría, servicios profesionales, ingeniería y contabilidad. Además de las medidas de distanciamiento social y de seguridad para los empleados y clientes, se ordena a que los trabajos sean por cita previa, atendiendo a una sola persona a la vez.

(Vanessa Serra Díaz)

No obstante, Martínez resaltó que se ordenará la reapertura de varios negocios sin tener como requisito el que se realicen pruebas.

"Estamos exigiendo pruebas masivas a toda la población. ¿Cómo es posible que nuestro país, comparado con cualquier otra jurisdicción de los Estados Unidos, estemos últimos en pruebas realizadas por persona? No hemos alcanzado ni el 1% de la población. Eso refleja que las estadísticas que nos han dado no son reales. Así que reclamamos pruebas masivas para todos, repudiamos la reapertura de la economía de manera insegura y atropellada, exponiendo las vidas de las personas y reclamamos que se aprueba el desempleo de manera expedita", añadió Martínez.

Por su parte, el presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), Ángel Figueroa Jaramillo, dijo que las caravanas transcurrieron sin percances mayores y se unió al llamado de los demás gremios de que las empresas deben garantizar la seguridad de sus empleados ante la reapertura de la economía y lugares de trabajo.

"Estamos de acuerdo en que no pueden darse represalias contra empleados que requieran equipo de protección o que exijan equipo de protección para realizar sus labores. También exigimos que tiene que quedar meridianamente establecido cuáles serán las consecuencias para aquellos patronos que intenten intimidar o despedir a empleados. Del mismo modo, exigimos que los protocolos que se establezcan para el COVID-19 no queden a la discreción del patrono, sino, como mínimo, que sean los que establezca la Organización Mundial de la Salud (OMS)", enfatizó Figueroa Jaramillo.

"También queremos que se le realicen pruebas moleculares a todo el mundo. No son las pruebas rápidas; queremos que se le realicen pruebas moleculares a todos los empleados que se les requiera reportarse a un área de trabajo. De ocurrir un contagio en un centro de trabajo, se debe catalogar como una enfermedad ocupacional y que la inmunidad del patrono en ese renglón no sea absoluta. Tampoco hay lugares de cuido para los empleados con hijos y, obviamente, no hay clases, así que los padres o madres que determinen quedarse con sus hijos deben seguir recibiendo la ayuda del desempleo y las ayudas sociales que correspondan", subrayó el presidente de la UTIER.

De una manera similar se expresó la segunda vicepresidenta del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores y Trabajadoras (SPT), Karen de León Otaño, al resaltar el acceso a pruebas para todos los empleados y que cuenten con equipo de protección en sus lugares de trabajo.

(David Villafañe)

"Reconocemos la labor que han realizado los trabajadores que se encuentran en la primera línea de respuesta a la pandemia como los enfermeros y enfermeras y demás personal de salud y seguridad. En nuestro caso, tenemos un reclamo muy puntual con relación a las asistentes de servicios especiales para los estudiantes de Educación Especial. Estas compañeras no han cobrado desde los terremotos y todas las emergencias que han surgido. Quedaron completamente cesanteadas y se les hace bien difícil acceder a los servicios de desempleo, al igual que medio Puerto Rico", indicó De León Otaño.

"Nuestro reclamo es que el Departamento de Educación reconozca la necesidad que tienen estas trabajadoras y que les otorguen la permanencia para que no tengan que sufrir cada vez que ocurra una emergencia o las vacaciones de los estudiantes. Además, Educación ya se presta a abrir comedores escolares en varios pueblos, y estamos exigiendo que les provean equipo de protección personal, que se realicen pruebas y que establezcan un protocolo de seguridad para la operación de los comedores", señaló.

De León Otaño indicó que sostuvo una conversación con el secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez, quien aseguró que los protocolos de seguridad se seguirán.


💬Ver 0 comentarios