Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La oxidación de agua con manganeso, durante el proceso de distribución a los clientes de la AAA, ha provocado que el agua haya llegado a los grifos de los hogares con un color amarillento y marrón, además de un sabor metálico. (Ramón “Tonito” Zayas)

La presencia de manganeso en el agua que sale de los grifos, en diversos sectores del área metropolitana, no tiene un efecto perjudicial para salud, a menos que se tome en grandes cantidades, coincidieron ayer expertos entrevistados por El Nuevo Día.


💬Ver 0 comentarios