Mira cómo empleados de la Autoridad de Energía Eléctrica trabajan para mantener a Puerto Rico con luz desde el terremoto, un "monstruo" peor que el huracán María.

Más de 175 empleados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) procedentes desde toda la isla continúan hoy, martes, las labores de restauración del servicio eléctrico en los municipios de la zona sur afectados por los temblores de tierra, distribuidos en 25 brigadas a través de toda la región.

“El mayor efecto que tuvo el terremoto (respecto a los sistemas de la AEE) en el pueblo de Guánica y Guayanilla han sido los postes, se están desmoronando, postes de cemento se están cayendo”, explicó Fernando Zayas Fernádez, ingeniero de distrito interino de la Técnica de Yauco.

Zayas Fernández indicó que, en el área de Guánica, el terremoto partió los tornillos de los transformadores, debido al efecto del salitre en los equipos.

En medio de los trabajos, los trabajadores de la AEE también han sentido réplicas. (Jorge Ramírez Portela)

Solamente en el casco urbano de Guánica, hasta esta mañana los empleados de la AEE habían reemplazado unos 30 transformadores que cayeron debido a los temblores, principalmente por el terremoto de magnitud 6.4 registrado la madrugada del 7 de enero.

Asimismo, en Yauco, se reemplazaron ocho transformadores y 15 postes que presentaban un nivel de inclinación mayor a la adecuada, explicó Zayas Fernández. Mientras en Guayanilla, se afectaron sobre 12 pilares de líneas primarias, al menos ocho de los transformadores en esos postes cayeron al piso y se atendieron más de ocho secundarios en comunidades cercanas a los epicentros.

Además de lo anterior, en al menos 587 casos se ha retirado el contador de energía eléctrica o se han desenergizado casas colapsadas o estructuras en las que se ha identificado un riesgo, principalmente en Guánica y Guayanilla, confirmó John Morales, supervisor de servicio al cliente de la AEE. El dato ofrece una idea del impacto estructural de los sismos en la región.

Zayas Fernádez sostuvo que los trabajos específicos de restauración del servicio debido a los temblores comenzaron desde que se reportaron los efectos del terremoto más fuerte el 7 de enero, y desde el pasado jueves se movilizaron las brigadas que llegan desde las Técnicas de Caguas, de Canóvanas, Bayamón, San Juan, San Germán, Aguadilla, Santa Isabel, Ponce y Guayama.

“Lo que nos está quedando serían los famosos bolsillos, que son áreas remotas donde entonces dependemos de la ciudanía que nos de el aviso para entonces llegar al área”, explicó, aunque hoy continuban los trabajos de sustitución de postes y otras tareas en la región.

El funcionario aseguró que Guánica y Guayanilla están energizados en un 99%, Peñuelas entre un 98% y 99%, mientras Yauco en un 96%. “Yo espero que durante el día de hoy, en horas de la tarde, seis, siete de la noche, estaremos concluyendo todas las personas que están sin servicio eléctrico”, apuntó.

Manuel Collazo Cuadra técnico de línea 2 (celador) de Guayama. (Jorge Ramírez Portela)

Desde las 7:00 de la mañana las brigadas de la AEE se reunieron en un estacionamiento contiguo al Hotel Costa Bahía en Guayanilla, desde donde partieron a completar sus respectivas tareas.

“Guánica quedó bastante destruido”, relató Jayson Martínez Maldonado, celador de líneas que llegó desde la Técnica de San Germán. “Nosotros como tal estamos restableciendo el servicio, estamos cambiando los postes, volviendo a poner en su lugar la cablería, que quede como estaba antes, para poder por lo menos darle un poquito de luz y un poquito de esperanza a estas comunidades”, afirmó.

Al comparar las labores que están realizando por los efectos de los temblores, con lo vivido tras el paso del huracán María, Martínez indicó que “en este caso no tenemos tanto poste partido como pasó en María. Los cables están en el piso, pero son pedazos pequeños, no es áreas grandes, no abarca tanto, entiendo yo que no debe tardar mucho, aquí el problema será cómo vamos a ayudar a la gente que está afectada en realidad en los hogares”. El celador manifestó mayor preocupación por el impacto de los temblores en términos de las casas colapsadas, y sobre los seres humanos.

“Yo entiendo que esto es mucho más fuerte que lo pasó en María, aunque sea en estos cuatro pueblos (en referencia a municipios en los que realizan labores)”, sostuvo

Joel Sanchez Dumey celador de la Técnica de Guaynabo . (Jorge Ramírez Portela)

En medio de los trabajos, los empleados de la AEE han sido testigo de las réplicas que hasta hoy continúan afectando la región.

“El primer día nos recibieron como a eso de las 6:00 de la tarde con una réplica bastante fuerte y al otro día por la mañana que fue el de (magnitud) 6.0, ya estábamos listos para salir y ahí sucedió el terremoto”, relató Joel Sánchez Dumey, celador de línea de la Técnica de Guaynabo, al tiempo que habló sobre cómo lo ha impactado lo vivido en el sur.

“Cuando pasamos (en los camiones) estamos con el pueblo y tú ves la gente que está durmiendo afuera, tienen sus 'mattress' inflables, obviamente como cualquier ser humano, cuidando por su seguridad y su vida, de algún terremoto más fuerte”, expresó.

Por su parte, el celador Waldemar Collazo Cuadra, que llegó desde la Técnica de Guayama, comparó la potencia de los temblores que ha experimentado en el sur, con los que ha sentido en su pueblo de residencia.

“En Maunabo se siente leve, pero como aquí no […] no es fácil”, manifestó.


💬Ver 0 comentarios