Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En Puerto Rico es posible realizarse un procedimiento médico mediante el cual tejido de la piel de personas fallecidas puede ser utilizado en la reconstrucción de senos a pacientes de cáncer con mastectomía, incluso si es radical.

El doctor Antonio Busquets, cirujano plástico, explicó que en reconstrucciones de seno en las que se empleen implantes se puede utilizar tejido de la segunda capa de la piel o dermis de cadáver para obtener mejores resultados.

“Las pacientes de mastectomía, al no tener el seno, lo que hay entre implante y piel es bien poco tejido, tienen bien poca cobertura sobre el implante. Esto permite tener una cubierta total del implante”, detalló el galeno. 

El tejido aumenta, no sólo por el injerto sino porque el cuerpo de la paciente absorbe el tejido y crea nuevas células en tono a él. “A los seis meses este tejido se remplaza por propio tejido del paciente. Uno le hace biopsia y el propio tejido ha entrado, ha remplazado el dermis de cadáver y se regenera”, aseguró Busquets.

De acuerdo con la información provista en la página cibernética de LifeCell, compañía que mercadea el tejido listo para ser injertado (llamado AlloDerm Tissue Matrix), en el año 2001 el doctor  C. Andrew Salzberg fue pionero en el uso de esta técnica  para reconstrucción de seno.

Busquets indicó que el tejido es seguro pues se obtiene de cuerpos certificados por LifeLink, organización dedicada a recuperar órganos y tejidos de donantes. Agregó que el tejido es irradiado para que no tenga ningún tipo de bacteria y es enviado por correo en empaques estériles tan pronto se hace el pedido, por lo que no hay que anotarse en listas de espera como ocurre con los órganos.

Los injertos se colocan en el mismo procedimiento en el cual se realiza la mastectomía y se pone a las pacientes extensores. Éstos últimos se irán ajustando gradualmente para estirar el tejido restante en el área del seno, de modo que en unos meses se les pueda colocar un implante.

 “Cuando se hace reconstrucción de seno con implante se pone un expansor, ese expansor se va llenando poco a poco hasta el tamaño que se quiere. Eventualmente se remplaza con un implante permanente. Este material (el injerto) se pone desde el principio, con el expansor”, detalló el galeno. Aseguro que en los años en que se ha utilizado no ha demostrado aumentar el riesgo de recurrencia de cáncer ni tener contraindicaciones.

Los costos de estos procedimientos no son cubiertos por la mayoría de los planes médicos. El tejido para injerto cuesta $3,000. Recientemente también se autorizó su uso para procedimientos cosméticos.


💬Ver 0 comentarios