¿Cómo se están arruinando las vías del punto turístico más emblemático de Puerto Rico? ¿Cuáles son las consecuencias de los daños? Te lo explicamos todo en este video.

Las calles adoquinadas del Viejo San Juan podrían experimentar "colapsos parciales” por el peso del millón de personas que se esperan en las Fiestas de la Calle San Sebastián del 14 al 19 de enero, advirtió este jueves el arquitecto Andrés Rivera de la Puerto Rico Historic Buildings Society.

El experto sostuvo que el estado de las centenarias vías es “crítico”, por lo que exhortó al Municipio de San Juan a tomar acción.

Aunque Rivera reconoció que el ayuntamiento está realizando algunos trabajos en las calles, dijo que las labores no son suficientes porque “lo que están haciendo es remendar”.

“Cuando metes 700,000 personas, una de las cifras de los pasados años, estás debilitando poco a poco el Viejo San Juan, lo vas a debilitar. Estás poniendo a una ciudad 500 años a hacer ejercicio como si tuviera 18”, subrayó.

El arquitecto recordó que debajo de las calles adoquinadas hay túneles en forma de arco que formaban parte de un sistema de drenajes de agua que provenían de cisternas ubicadas debajo de las residencias.

Según Rivera, estos túneles no fueron diseñados para soportar el peso de los adoquines ni mucho menos el de los vehículos y el de grandes cantidades de personas.

“Ahora mismo estamos viendo hundimientos y con esta cantidad de personas anticipo que van a haber colapsos parciales de los túneles. No creo que estén preparadas para un tráfico normal, imagínate un tráfico en exceso”, dijo.

Describió que sobre estas calles se ejerce una presión lateral y vertical que comprime el terreno y lo empuja hacia el lado, por lo que los adoquines se separan en forma recta y, por consiguiente, se producen los hundimientos.

“Muchos de estos edificios en la isleta no tienen zapatas de hormigón, muchos tienen zapatas de ladrillo y estos tienen un movimiento lateral”, estableció.

Rivera urgió a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, a establecer un plan de acción a largo plazo para atender este problema.

Para el arquitecto, la solución la dio la propia primera ejecutiva, pero no se ha concretado.

“Ella (la alcaldesa) dijo que iba a peatonalizar el Viejo San Juan, pero no han hecho nada, son promesas que no han sido cumplidas”, denunció.

El experto aceptó que los comerciantes de la zona han sido clave para el retraso de esta iniciativa “porque muchos están en contra”.

Contesta el municipio

Por su parte, el portavoz de prensa del Municipio de San Juan, Ángel Raúl Matos, indicó que el ayuntamiento “tiene presente” la posibilidad de que se produzcan hundimientos durante las fiestas, por lo que contarán con una brigada para atender estos accidentes de ser necesario.

“Como ha ocurrido antes, los colapsos no solo ocurren con personas, sino también que con vehículos. En esta ocasión tenemos personas por si ocurriera algo. Es una realidad que se tiene presente y por lo tanto se tiene el personal”, indicó.

Matos indicó que esta semana empleados municipales están asfaltando tramos de algunas calles de El Viejo San Juan, pero negó que estén impactando adversamente los adoquines.

Una publicación en las redes sociales alertó este jueves sobre trabajos de asfalto en la calle San Justo esquina con la calle San Francisco, pero el funcionario dijo que esto se hizo sobre cemento y no sobre adoquines.

“El asalto que tenía había cambiarlo”, dijo sobre la necesidad de los trabajos.

Mientras, Matos aceptó desconocer los detalles del plan del municipio para atender a largo plazo el problema de los adoquines.

“Lo importante es atender lo que surja con premura y que no haya un accidente”, indicó.


💬Ver 0 comentarios