Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

ARECIBO- La construcción de plantas incineradoras en la zona norte de Puerto Rico no solo es innecesario, sino que también representa una pérdida millonaria de dinero, a juicio del profesor de química ambiental y toxicología Paul Connett.

El catedrático de la Universidad St. Lawrence en Nueva York -quien es un férreo opositor a las plantas de conversión de basura a energía- señaló que fuera de los efectos adversos a la salud humana y animal que provocan estas instalaciones, la materia que se quema en las plantas puede ser reutilizada y hasta vendida al exterior como parte del proceso de reciclaje.

“El valor de los materiales reciclables va subiendo cada vez más en la medida que países como China, India e Indonesia están consumiendo más recursos”, expresó Connett.

El profesor fue el orador invitado ayer en un foro celebrado por el Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico en torno a la planta que se propone construir la empresa Energy Answers en Arecibo.

Connett enfatizó que la meta de la sociedad moderna no debe ser desarrollar la mejor tecnología para quemar o destruir la basura, sino desarrollar el compromiso social y político para reducir la cantidad de basura que llega a los vertederos.

“Nuestra tarea para el siglo 21 no debe ser buscar la mejor manera para destruir los desperdicios.  Nuestra tarea debería ser lograr que se deje de producir empaques y materiales que necesiten ser destruidos”, manifestó el químico, quien exhortó a la ciudadanía a promover el concepto de Basura Cero basado en que la menor cantidad de desperdicios sólidos lleguen a los vertederos.

Previo a la presentación de Connett, la presidenta del Colegio, Alicia Feliberti, y el asesor legal de Energy Answers, el abogado e ingeniero Rafael Toro, participaron junto al químico Osvaldo Rosario en un foro radial en el que presentaron sus puntos en torno a la controvertible medida para disponer de los desperdicios sólidos.

En la discusión, el ingeniero Toro aseguró que en las instalaciones de Energy Answers solo se quemará la basura que “ya haya pasado por todos los procesos de reciclaje y que ya esté en la fase final rumbo al vertedero”.

“Aquí repiten la palabra tóxico sin tener en cuenta que en el marco científico y legal, la palabra tóxico tiene unas definiciones y nosotros hemos presentado la evidencia de que nuestros procesos no serán tóxicos”, sentenció Toro.

Por su parte, Feliberti anunció que el Colegio de Médicos Cirujanos se opone a la construcción de los incineradores propuestos para Arecibo y Barceloneta.

A su vez, Toro criticó que el Colegio no le entregara el estudio que realizó y en el que se basaron para rechazar su proyecto.


💬Ver 0 comentarios