Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El niño casi se salía del asiento del auto para observar el paisaje boricua que sus ojos apreciaban por primera vez. Curiosos, estos se detenían en los autos y los edificios del trayecto entre el Hospital Pediátrico y la Casa Ronald McDonald, donde se hospedará de ahora en adelante.


💬Ver 0 comentarios