PEÑUELAS.- Al menos una veintena de residencias resultó con daños severos en Peñuelas tras el terremoto de esta madrugada y algunas de ellas podrían colapsar en cualquier momento, indicó el alcalde Gregory Gonsalez Souchet.

Según el ejecutivo municipal, la mayoría de las viviendas afectadas está en el barrio Tallaboa Encarnación, que es el punto más cercano al epicentro del sismo de magnitud 6.4.

"Hay daños considerables en columnas, zocos abiertos y verjas derribadas. Hay casas a punto de colapsar... que se pueden ir (al suelo) si ocurre un evento similar al de esta madrugada", dijo Gonsalez Souchet.

El alcalde informó que se habilitó un refugio en el centro comunal de Alturas de Peñuelas 2 para los afectados por el terremoto de esta madrugada y quienes desalojen sus hogares preventivamente.

Al momento de este informe, no había refugiados en Peñuelas.

Gonsalez Souche estimó que los ciudadanos llegarían al refugio pasadas las 5:00 p.m.

El plan original contemplaba que el refugio fuera en la escuela superior Josefa Vélez Bauzá, pero la idea fue descartada porque el plantel sufrió daños significativos.

"Tenemos capacidad para 50 personas acostadas en catres. Tenemos agua y comida suficientes", dijo el alcalde, quien esta tarde recorrió varias comunidades peñolanas anunciado la apertura del refugio.

Una de esas comunidades fue Tallaboa Encarnación, donde el terremoto causó daños serios a una decena de casas. El Nuevo Día observó, junto a Gonsalez Souche, columnas y paredes agrietadas, ventanas rotas y verjas derribadas, entre otros impactos.

El Nuevo Día visitó hoy, más temprano, Tallaboa Encarnación. Los vecinos llevaban horas en las calles. Se negaban a entrar a sus casas por temor a que hubieran más temblores.

Entre esos vecinos estaba Pablo de Jesús Meléndez, de 53 años, quien salió de su casa descalzo y sin camiseta.

"Perdí la pared del frente y la del cuarto. Estaba durmiendo cuando ocurrió el temblor y salí corriendo", relató el hombre, quien vive junto a su esposa en una segunda planta. En la casa de abajo residen sus padres.

Pablo de Jesús Meléndez, residente de Peñuelas cuya residencia sufrió daños. (Gerardo E. Alvarado León)

"Tendremos que ir a buscar refugio porque la casa estalló por completo", añadió.

Aparte de Tallaboa Encarnación, el alcalde ya visitó también la comunidad Alturas de Peñuelas, donde entre ocho y 10 casas resultaron afectadas.

El alcalde también fue a la comunidad El Boquete, que ubica en la costa.

Allí, la casa de Carlos Crespo, de 63 años, fue una de las afectadas.

"Mi esposa y yo salimos corriendo cuando empezó a temblar. La casa se estremeció. Doblé rodilla y me derrumbé, pero recogí velas de nuevo. Tengo que darles ejemplo a los nenes para que estén tranquilos", dijo Crespo.

En su propiedad, en una segunda planta, el terremoto agrietó el piso, tumbó losas en los baños y rompió una ventana.

"La casa se jamaqueó completa. Fue horrible. Yo prefiero 20 (huracanes) María a lo que he pasado hoy", sostuvo el hombre, quien se iría temporalmente a casa de una hija mayor.

En total, una veintena de casas resultó afectada por el terremoto en este pueblo.

En cuanto a incidentes lamentables, contó que un hombre sufrió una herida abierta en la frente tras salir corriendo cuando ocurrió el terremoto y caerse.

"Coordinamos con Manejo de Emergencias (estatal) para que lo atendieran, porque necesitaba puntos de sutura. En el Municipio no tenemos una ambulancia como tal", indicó.

La infraestructura municipal no ha experimentado daños.


💬Ver 0 comentarios