(GFR Media)

Un incendio en la unidad 5 de la central de San Juan provocó esta mañana un apagón masivo en varios municipios de la isla que dejó sin servicio eléctrico a unos 65,000 abonados del sistema de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

El director de generación de la corporación pública, Daniel Hernández, confirmó a El Nuevo Día que la emergencia en la planta de San Juan, que provocó un relevo de carga en el sistema, se suma a los problemas de generación en la central de Ecoeléctrica, en Peñuelas, luego de que una descarga eléctrica el miércoles afectó su operación.

Según el funcionario, el incendio en la unidad, que estaba bajo mantenimiento, fue provocado por un derrame de diésel.

“Esa unidad estuvo fuera por una semana y se le estaba dando mantenimiento. Anoche se intentó en varias ocasiones que entrara al sistema hasta que entró. En esos intentos en esos intentos probablemente hubo un derrame de diésel, probablemente los muchachos no se dieron cuenta los muchachos (los empleados) y esta mañana se prendió en fuego”, detalló Hernández.

Ante eso, el ingeniero indicó que la AEE realizará una investigación de los hechos para conocer bajo qué circunstancias concretas se produjo el incendio, que según él, no fue grave.

Esta unidad estaba conectada con 120 megavatios por lo que provocó que el sistema se disparara y dejara sin servicio a clientes principalmente de San Juan, Caguas y Carolina. 

Hernández aseguró que tras el incidente todos los afectados ya deben tener el servicio repuesto, aunque ciudadanos de Yabucoa, Bayamón, Gurabo, Caguas, Las Piedras, Carolina, Orocovis, Yauco, Juncos, Ponce, Barranquitas, San Lorenzo, Fajardo y San Sebastián seguían reportando fallas con la luz. 

Cuestionado sobre los continuos apagones que afectan a la isla, el ingeniero subrayó que el sistema está "inestable". 

"Esta inestabilidad que estamos experimentando se debe en parte a que no tenemos la totalidad de la generación base y ahora básicamente lo que estamos buscando es estabilidad en el sistema de generación", explicó al recalcar que los problemas que enfrenta Ecoeléctrica afectan a todos el sistema. 

El director aseguró que una vez la unidad que se incendió en la central de San Juan se repare y entren en servicio unas unidades de Aguirre y Costa Sur que están fuera de operaciones, la estabilidad de las plantas de generación debe mejorar. 

No obstante, Hernández señaló que estas estructuras están obsoletas y que hay que sustituirlas por completo, ya que lo que están haciendo es alargar su vida. 

“Nuestras máquinas son de 60 años, a esto se agudizo queno le daban do mantenimientos mayores, lo que se ha estado haciendo es un mantenimiento débil, lo que estamos viendo hoy es por lo que se dejó hacer desde 2014", defendió al tiempo que reclamó la necesidad de que las plantas generatrices pasen a manos privadas, tal y como es la política pública de la actual administración. 

Problemas con el combustible

Entretanto, esta mañana el presidente de la Utier, Ángel Figueroa Jaramillo, denunció en su cuenta de Twitter que la central de Cambalache en Arecibo estaba apagada porque le quedaba "muy poco combustible".

Aunque Hernández rechazó que la central estuviera apagada, reconoció que la AEE está confrontando problemas con la entrega de diésel a las plantas de generación debido a una supuesta falta de eficiencia por parte los suplidores del combustible, las empresas Puma y Total. 

"Ellos han estado fallando en las entregas no es porque estamos dejando de comprarle. Los proveedores de combustible no están siendo efectivos, eso no quiere decir que no tengamos diésel", puntualizó. 

Sobre qué razones han dado las compañías ante el problema, el ingeniero dijo que tanto Puma como Total han informado que están confrontando una limitación de camioneros y barcazas, pero que le han solicitado que aumenten las entregas.


💬Ver 0 comentarios