(horizontal-x3)
Desde finales de septiembre, las filas parecían interminables en el aeropuerto Luis Muñoz Marín con personas tratando de salir de Puerto Rico tras los huracanes Irma y María. (GFR Media)

Solamente durante el mes de octubre, salieron 85,502 personas más de las que entraron a la isla por el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, según datos del Negociado de Estadísticas de Transporte de Estados Unidos (BTS, por sus siglas en inglés).

Se trata de una cifra que representa el 2.6% de la población de Puerto Rico, según los estimados de julio de 2017 de la Encuesta de la Comunidad del Negociado del Censo. Es como si uno de cada 38 puertorriqueños que vivía en la isla se fueron.

De hecho, este índice de emigración, solo del mes de octubre, duplica el promedio anual de movimiento neto de pasajeros que se registra desde el 2005, uno de los últimos años en que la población puertorriqueña creció.

Los meses de noviembre y diciembre todavía no han sido computados. No obstante, se perfila que este año fue el más intenso al menos en las últimas dos décadas en términos migratorios.

Entre enero y octubre, salieron 192,974 personas más de las que entraron a través de la principal instalación portuaria de la isla. Esto representa el 5.8% de los habitantes que había en Puerto Rico a mediados del 2017. La gran mayoría de los emigrantes del 2017 (el 65%) salieron en los meses de septiembre y octubre, en los que la cotidianidad boricua estaba interrumpida por el paso de los huracanes Irma y María.

Y estos datos no cuentan aquellas personas que salieron del país para destinos fuera de Estados Unidos.

“Es sorprendente. Creo que en el de noviembre y diciembre podría ser igual porque hubo mucho desplazamiento temporero y permanente porque muchos aprovechan el receso escolar para radicarse en otro lado”, opinó la demógrafa Judith Rodríguez sobre el movimiento neto de pasajeros.

“Ya el 2017 mantenía la tendencia de los últimos años en el movimiento de pasajeros, pero la magnitud del impacto de los huracanes es enorme. Y el problema ha sido en buena medida la recuperación lenta de la luz. Eso hace que no haya una calidad de vida básica y que se perdieron oportunidades y la gente va y las busca en otro lado”, añadió.

Tendencia clara

Este es uno de los tres indicadores que usualmente se utilizan para medir la emigración de puertorriqueños. De los tres es el primero que ofrece datos sobre lo ocurrido en octubre.

Tanto las estadísticas del BTS como de la Autoridad de Puertos miden el movimiento neto de pasajeros aéreos. Dado que Puerto Rico es una isla y el tráfico aéreo es, por mucho, la manera más usada para moverse a otras jurisdicciones, estos datos ofrecen una tendencia bastante clara de la emigración boricua.

El tercer indicador proviene de la Encuesta de la Comunidad que anualmente realiza el Negociado del Censo. Este es más completo y, además, los datos son combinados en la encuesta con los nacimientos y los decesos para ofrecer un estimado de cambio poblacional, que es lo que finalmente afecta la economía. Los resultados, no obstante, usualmente salen casi un año después de realizada la encuesta.

Preliminarmente, algunos estimados sugerían que debido a los huracanes alrededor de 270,000 personas emigraron a Estados Unidos.

Este es uno de los factores que mantienen altos los niveles de incertidumbre en la planificación económica en Puerto Rico, puesto que tienen la capacidad de generar o acelerar la espiral de deterioro económico al reducir el tráfico comercial, la demanda de bienes y servicios, y erosionar la base contributiva del gobierno central y los municipios.


💬Ver 0 comentarios