(semisquare-x3)
La idea es que los oficiales salgan de la institución con un grado académico y que una buena porción de los entrenamientos sea sufragada con las becas federales PELL o FAFSA. (GFR Media)

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares afirmó hoy que, para asegurar la “transparencia” y la mejor renovación de la academia de la Policía, descartó traspasar la administración de ese campus a la Universidad de Puerto Rico (UPR) y optó por desarrollar un proceso de alianza público-privada (APP) para esta dependencia de la Uniformada.

La UPR, sin embargo, tiene en la actualidad una preferencia en la contratación del gobierno y necesita una urgente inyección de fondos tras los recortes decretados en los planes fiscales vigentes.

La universidad es una de las instituciones que participa en el proceso de APP, a pesar de que se trata de una organización propiedad del gobierno de Puerto Rico. Las otras instituciones educativas son National College of Business & Technology Company y la Universidad Ana G. Méndez. Esta última es la que inició el proceso de APP al proveer una propuesta no solicitada al gobierno mediante la cual se ofreció a hacerse cargo de la formación de los cadetes de la Policía. 

El presidente de la UPR, Jorge Haddock Acevedo, públicamente indicó en noviembre que intentaría conseguir una “vía alterna” a las APP para lograr que se les confiriera la administración de la Academia de la Policía, gestión que, al parecer, no logró los resultados esperados pese a que el gobierno se supone que prefiera contratar a la UPR por encima de cualquier otra institución educativa.

El propio gobernador recordó ayer que firmó una orden ejecutiva a estos efectos, pero en todo momento habló de las bondades del proceso a través de las APP.

“Por eso, invitamos a la UPR a que compita, pero tiene que hacer precisamente eso: competir contra otras entidades ahí. Nosotros también hemos identificado otras áreas en las que pueden ofrecer servicios al gobierno. Firmé orden ejecutiva sobre eso. Un tanto se detuvo posterior al huracán, pero ese esfuerzo se ha retomado para poder identificar los recursos”, dijo Rosselló Nevares en una conferencia de prensa, en Hato Rey.

“Queremos que exista un proceso de transparencia y que la mejor propuesta sea la que gane. Eso no es solamente con el proceso de las APP de la Academia de la Policía, sino que ha sido un proceso con todas las APP”, dijo el gobernador.

El mandatario indicó que, con la privatización de la Academia de la Policía, se busca que el centro de entrenamientos en Gurabo eduque también a otros oficiales de las fuerzas de seguridad del Estado, como los guardias penales.

La idea es que los oficiales salgan de la institución con un grado académico y que una buena porción de los entrenamientos sea sufragada con las becas federales PELL o FAFSA.

Según el jefe de la Autoridad para las APP, Omar Marrero, ya el proceso de cualificaciones de las entidades interesadas en administrar la academia terminó, por lo que pasarán ahora a la evaluación de las propuestas específicas de cada institución educativa.

La entidad que acoja este proyecto deberá reparar, diseñar, financiar, construir, operar y mantener el centro de capacitación en la ubicación de la actual academia, en Gurabo, o en alguna propiedad alterna, y deberá contar también con las licencias educativas necesarias para lograr dicha encomienda.


💬Ver 0 comentarios