La multitud llegó hasta la calle Fortaleza para exigir la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló.

Alrededor de 20 personas resultaron heridas a manos del Negociado de la Policía durante la jornada de manifestaciones en que se solicitó la renuncia del gobernador saliente Ricardo Rosselló Nevares, según un informe publicado hoy, lunes, por diversas organizaciones que defienden los derechos civiles de la ciudadanía.

Las protestas desarrolladas entre el 11 y el 25 de julio tuvieron, además, un saldo de 16 personas arrestadas, según una documentación preliminar de intervenciones y casos, preparada por la organización Kilómetro Cero, en colaboración con la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), el Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAAPR), la Brigada Legal Solidaria (BLS), Amnistía Internacional Capítulo de Puerto Rico y el Instituto Caribeño de Derechos Humanos.

“Hemos creado este informe con gran sentido de urgencia. Es un documento preliminar y vivo; es decir, estará en constante desarrollo. Seguimos recibiendo y confirmando información sobre los casos que ya hemos identificado o sobre otros nuevos”, expresó Mari Mari Narváez, directora ejecutiva de Kilómetro Cero.

De acuerdo con el documento publicado en la página web de Kilómetro Cero, 43 personas se vieron afectadas por diversos tipos de intervenciones de la Policía durante los actos de protesta recientes.

Este número no incluye los cientos de personas que, se estima, sufrieron los efectos de los gases lacrimógenos lanzados en, al menos, seis fechas diferentes.

"Al mirar los vídeos, fotos y testimonios de esta documentación, es evidente el exceso de uso de fuerza del Estado en el contexto de una actividad protegida como es la protesta; la desproporción de sus ataques a manifestantes, que no representaban amenaza alguna, y su violencia e incompetencia al arrestar manifestantes”, añadió Narváez.

De esas 43 personas, como mínimo, 29 resultaron perjudicadas por alguna técnica de uso excesivo de fuerza por parte de las autoridades.

Los incidentes reportados incluyen macanazos, disparos de armas con municiones de goma, gas pimienta, gases lacrimógenos, golpizas, daños a la propiedad y otras agresiones.

Asimismo, el informe resalta cinco denuncias relacionadas con el mal manejo de las multitudes, el uso desproporcionado de fuerza por parte la Policía e intimidaciones de agentes del orden público en las redes sociales.

Para la confección del documento se utilizaron fuentes diversas como entrevistas personales; una encuesta de uso de fuerza creada por  Kilómetro Cero, que fue revisada con entrevistas; informes de prensa escrita y gráfica; testimonios visuales y textos publicados en las redes sociales; relatos de observadores, activistas y de abogados y abogadas que apoyan o defienden a los manifestantes detenidos.

“Los derechos civiles, en particular el derecho a la protesta, son esenciales a la democracia. El abuso de la fuerza policiaca es una ataque frontal a cualquier noción de democracia”, manifestó, por su parte, el presidente del CAAPR, Edgardo Román Espada.

Las organizaciones involucradas en el informe, por otro lado, consideraron adecuado que se documenten los daños que hayan recibido también los agentes del orden público durante la jornada de protestas.

El informe señala, por otro lado, que “no todo uso de fuerza de parte de la Policía es excesivo, pues la Uniformada está autorizada a ejercer la fuerza contra la ciudadanía en situaciones de peligro inminente a la vida o integridad física o cuando no es posible realizar un arresto de otro modo, entre otras circunstancias en que el uso de fuerza de parte del Estado es actualmente legal”.


💬Ver 0 comentarios