Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La casa de madera, cemento y zinc de Nelly Rivera no resistió el embate de los vientos del huracán María que azotaron esta comunidad de la montaña el pasado miércoles. (Melisa Ortega Marrero)

Morovis - “Ya no duermo de noche. Esto es como una pesadilla”.


💬Ver 0 comentarios