Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Hace menos de dos semanas, un juez de Dallas determinó que una ordenanza que establecía el flujo de desperdicios sólidos en esa ciudad violaba las constituciones de Texas y Estados Unidos.

Aquí, la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) y Energy Answers firmaron un contrato que garantiza el flujo de basura hacia la planta incineradora propuesta para Arecibo.

La ordenanza, aprobada el año pasado por el ayuntamiento de Dallas, obligaba a los transportistas de basura a disponer de ella en vertederos operados por la misma ciudad.

En su opinión de 37 páginas, el juez Reed O’Connor falló a favor de la National Solid Wastes Management Association y decenas de transportistas que demandaban a la ciudad a fin de impedir que la ordenanza se convirtiera en ley.

O’Connor concluyó que los acuerdos firmados entre la ciudad y los transportistas les dan a estos últimos el derecho a disponer la basura en cualquier vertedero autorizado.

El togado halló que la ordenanza violaba la cláusula de contratos de la Constitución de Estados Unidos y el estado de derecho en Texas.

“La corte considera que, pese a las justificaciones ofrecidas de la ciudad, la evidencia demuestra que aplicó la ordenanza de control de flujo para aumentar sus ingresos y defender sus intereses económicos y de propiedad a expensas de los derechos de los transportistas”, escribió el juez O’Connor.


💬Ver 0 comentarios