La gobernadora Wanda Vázquez compartió con los refugiados en Guánica. (Vanessa Serra Díaz)

“No nos van a sacar de aquí, ¿verdad?”.

Eso fue lo primero que le cuestionó Loyda Malavet a la gobernadora Wanda Vázquez Garced durante un recorrido que realizara por el refugio del municipio de Guánica que alberga a unas 545 personas afectadas por los sismos.

La gobernadora le aseguró que no.

La casa de Malavet aparenta no haber recibido daños estructurales a causa de los sismos que se reportan en la zona desde el pasado 28 de diciembre, pero, como tantos otros, tiene miedo de estar sola en su hogar. “Todo eso lo sufrí sola en casa, los primeros aparatos esos, y tomé la decisión de coger para acá, porque en casa me podía hasta morir de un susto porque estaba tan deprimida”, relató la mujer de 79 años.

“Hasta ahora no se ha derrumbado nada, pero tengo miedo de que se vaya a derrumbar de ahora pa’ abajo. Yo no puedo estar sola”, compartió Malavet, quien coloreaba para distraerse.

Sostuvo que se encuentra más tranquila tras mudarse al refugio. “Tengo compañeros y compañeras que conversamos, nos distraemos y la pasamos bien”, comentó.

La gobernadora visitó hoy el “tent camp” que estableció la Guardia Nacional en la pista atlética Heriberto Cruz de Guánica. Dijo estar complacida con los avances y la mejoría en los servicios en comparación con las condiciones en que estaban viviendo los refugiados en el coliseo Mario “Tito” Rodríguez.

“Me siento muy contenta, porque muchas de estas personas las vimos la primera semana y era un rostro diferente al que vimos hoy. Era un rostro de esperanza, un rostro contento, de que se sentían muy a gusto de lo que estaban recibiendo, así que Puerto Rico se levanta. Poco a poco nos vamos a levantar”, respondió Vázquez Garced.

La primera ejecutiva recorrió el área de las duchas y laundry que estableció la Reserva del Ejército de los Estados Unidos. También visitó el área médica, así como las dos carpas donde están ubicados los encamados. En el camino muchos se acercaron a saludarla y un grupo religioso oró por ella y el país.

“Dentro de las circunstancias tienen unas facilidades muy apropiadas y ellos se sienten muy bien, se sienten contentos y están protegidos”, señaló al agregar que está complacida con los servicios médicos y emocionales que se están ofreciendo.

Cynthia Pérez fue una de las que se detuvo a saludar a la gobernadora. Le dio la buena noticia que ante los daños que sufrió su apartamento en el residencial Luis Muñoz Rivera había logrado que la reubicaran en otro complejo. Confesó, sin embargo, que por ahora se queda en el refugio.

“No salgo de aquí por un tiempo todavía…hasta que no me sienta segura, segura”, señaló. “Cuando te sientas tranquila”, le respondió Vázquez Garced.

El alcalde de Guánica, Santos “Papichy” Seda, también se expresó satisfecho con el campamento que estableció el gobierno. “Es lo menos que se merece nuestra gente”, señaló.

A pesar de que las réplicas han continuado, el ejecutivo municipal sostuvo que no se han reportado nuevos daños. No obstante, sigue aumentando el número de viviendas afectadas tras comenzar las inspecciones.

“Son 949 las viviendas afectadas. Ya hay ingenieros estructurales y al ellos tener todo ese conocimiento, pueden identificar daños y ha subido el número”, dijo. Hasta el martes el número oficial era de 701.

Seda indicó que ya comenzaron los trabajos en la PR-333 que da acceso a las comunidades de San Jacinto y El Pitirre, donde viven unas 60 familias, así como a la hospedería Copamarina que a pesar de no haber sufrido daños permanece cerrada ante la falta de acceso. Dijo que esperan reabrir la vía en unas dos semanas. “Esperamos que, en la falla, sellen las placas, pero la naturaleza ya nos enseñó que ella es la que manda”, señaló.

Además de los 545 refugiados en el tent city, hay unas 3,200 personas en campamentos a través de 35 comunidades.

Los daños preliminares en cuanto a estructuras municipales y estatales, Santos Seda los estimó en $81 millones.


💬Ver 0 comentarios