Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El alcalde de Villalba, LuisJavier Hernández. (GFR Media)
El alcalde de Villalba, LuisJavier Hernández. (GFR Media)

Washington - En alianza con la Asociación de Industriales, los alcaldes de Villalba y Maunabo buscaron esta semana entusiasmar al Congreso y el Departamento de Energía de Estados Unidos con la creación de microrredes regionales que otorguen a los residentes en la isla autonomía y alternativas energéticas de fuentes renovables.

Luis Javier Hernández, alcalde de Villalba, y Jorge Márquez, alcalde de Maunabo, recorrieron el martes y miércoles oficinas del Senado y la Cámara baja en compañía del presidente de la Asociación de Industriales, Rodrigo Masses.

También se reunieron con el secretario adjunto para Electricidad del Departamento de Energía federal, Bruce Walker, y su equipo de trabajo.

Como ejemplo a corto plazo presentaron el consorcio que han creado los municipios de Villalba, Orocovis, Ciales, Morovis, Barranquitas y Jayuya, para desarrollar, por medio de una alianza público privado, una microrred que ofrezca una alternativa en el suministro de energía para sus residentes y empresas.

“Por la forma en que está diseñada la red de la (Autoridad de Energía Eléctrica (AEE)), somos los últimos que recibimos energía”, indicó el alcalde Hernández, cuyo municipio estuvo sin electricidad más de dos meses después del huracán María.

En el caso de Villalba, el proyecto – el cual se quiere abrir a recibir propuestas en unos dos meses-, tiene como base adquirir la planta hidroeléctrica, construida en 1929, y cuenta con la colaboración de la empresa Metronics, una de las principales manufactureras de productos médicos.

“Es una iniciativa que nació antes del huracán”, dijo Hernández.

Márquez, el alcalde de Maunabo, sostuvo que la emergencia ocurrida a causa de huracán María confirmó la importancia “de que los gobiernos locales sean tomados en consideración”, y dijo que las microrredes son el camino para muchos municipios conseguir seguridad energética.

La propuesta de Villalba costaría entre $300 millones y $400 millones. Dependería de la planta hidroeléctrica, la instalación de placas solares, pequeñas estaciones de generación y sistema de baterías para el almacenamiento de energía.

Masses sostuvo que el concepto encontró apoyo del secretario Walker, congresistas y asesores de miembros claves de los comités de Energía y Recursos Naturales del Senado, y Recursos Naturales de la Cámara baja, que tienen jurisdicción sobre Puerto Rico y especial interés en los planes para “transformar” el sistema eléctrico de la isla.

También dijo que la iniciativa de Villalba cuenta con el respaldo del gobernador Ricardo Rosselló, la comisionada Jenniffer González (con quien se reunieron el martes), y el director ejecutivo de la AEE, José Ortiz, quien participó, por teléfono, de una conversación con un asesor del senador demócrata Robert Menéndez (Nueva Jersey).

"Es bueno que los alcaldes quieran salirse de la red", dijo la comisionada González, al indicar que lo complicado es como se financia el plan. Pero, González sostuvo que el Departamento de Energía tiene disponibles fondos para financiar nuevas tecnologías.

Masses, por su parte, sostuvo que el interés del secretario Walker incluye revisar el plan del consorcio que encabeza Villalba y las propuestas que presenten empresas privadas. Previamente, expertos del Recinto Universitario de Mayagüez se comprometieron a revisar el modelo.

El alcalde Hernández afirmó que “hay varios inversionistas en el proyecto”, pero sostuvo que esperan por la aprobación en Puerto Rico de la legislación que regulará la transformación de la AEE para entonces abrir el proceso de solicitud de propuestas antes de que termine el año.

Hernández cree que una vez se ponga en marcha el proyecto debe estar listo en un año.

De cara al proceso legislativo en San Juan, el grupo de estudio Center for American Progress publicó un estudio en el que advierte que para el sistema eléctrico de Puerto Rico resistir un próximo huracán, el plan debe empezar por establecer una regulación transparente y confiable.

“Crear un sistema de gobernanza fuerte debe ser central a ese esfuerzo”, indica el análisis preparado por Bonnie Krenz, quien fue asesora senior en el Concilio de Política Pública Doméstica de la Casa Blanca de Barack Obama.