Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El presidente ejecutivo de la AAA, Elí Díaz Atienza, se presentó ante la Asociación de Contratistas Generales para hablar del plan de trabajo y reestructuración de la deuda de la corporación pública. (GFR Media)
El presidente ejecutivo de la AAA, Elí Díaz Atienza, se presentó ante la Asociación de Contratistas Generales para hablar del plan de trabajo y reestructuración de la deuda de la corporación pública. (GFR Media)

La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) espera llevar a subasta los próximos proyectos de mejoras capitales entre finales de este año y principios del próximo, pero la expectativa de los fondos que recibiría para ello está muy por debajo del costo de las obras que se necesitan al momento.

Es hora de que estos proyectos empiecen”, afirmó ayer el presidente ejecutivo de la AAA, Elí Díaz Atienza, ante la matrícula de la Asociación de Contratistas Generales.

El funcionario se presentó ante los miembros de la organización para hablar del plan de trabajo y reestructuración de la deuda de la corporación pública.

Las fuentes de financiamiento para los proyectos de infraestructura en la AAA se dividen en tres: los fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés) y la Agencia Federal para el Desarrollo Rural (USDA Rural Development, en inglés).

“Estamos tratando de arrancar con proyectos que no empezaron construcción. Si habían empezado construcción, entonces tengo que ir al proyecto, ver cómo está todo, hacer un plano de terminación, y eso me requiere tiempo adicional”, dijo, por su parte, José Javier Rivera, director de Infraestructura de la AAA, en entrevista con El Nuevo Día.

Este año, será la primera ocasión, desde el 2016, en que la AAA recibiría fondos de Rural Development, lo que es posible luego que la corporación pública reestructurara su deuda.

El dinero de la EPA proviene del Fondo Rotatorio, que en Puerto Rico es administrado por la Junta de Calidad Ambiental, adscrita al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, cuando se trata de proyectos de alcantarillado sanitario.

Bajo esa categoría, figuran proyectos como la eliminación de la planta de aguas usadas en Río Grande, la instalación de una nueva troncal en Ponce y mejoras a la planta de aguas usadas de Bayamón y Puerto Nuevo.

En total, son 23 proyectos sanitarios valorados en $253.8 millones. Rivera reconoce que la asignación anual para alcantarillado sanitario ronda los $20 millones, por lo que la AAA comenzará por proyectos que forman parte del acuerdo por consentimiento alcanzado con la EPA. “La prioridad es el cumplimiento mandatorio”, destacó.

Cuando son obras de agua potable, los fondos de la EPA son administrados por el Departamento de Salud. En el caso de esos proyectos, la expectativa es que la AAA reciba cerca de $10 millones este año fiscal federal, aunque hay 14 proyectos pendientes valorados en $139.5 millones.

Entre los que figuran como prioritarios, se encuentran las mejoras a tres plantas de filtración de Ponce, además de la planta de filtros Enrique Ortega, en Toa Alta. Este último proyecto, de unos $23 millones, es el más costoso de los trabajos de agua potable.

La lista de proyectos a ser financiados con fondos de Rural Development está lista, pero la AAA no la divulgó ayer. No obstante, la gerencia de la corporación pública se reunirá la semana que viene con representantes de la entidad federal en busca de agilizar el desembolso del dinero, que beneficiaría a comunidades con menos de 10,000 habitantes.

“Pueden ser de agua potable, sanitarios”, dijo Rivera, al sostener que el plan de mejoras capitales identifica proyectos en esa categoría valorados en $24 millones.

“Cuando hablas de resiliencia, es algo bien difícil de poder palpar. ¿Qué significa eso? Es muy filosófico”, reconoció Rivera, al recordar que la AAA intensificó su plan de mejoras entre el 2006 y el 2015, con un gasto promedio de $500 millones, lo que se detuvo cuando se le cerraron las puertas al financiamiento.

Sobre los fondos de FEMA, la AAA calcula que necesita $769 millones para ubicarse “un día antes del paso de María”, o lo que se conoce como trabajos permanentes. No obstante, Rivera recordó que la Ley Federal Bipartita de Presupuesto del 2018 permitiría que la asignación sea mayor a esa cantidad. La AAA estima que podría colocarse entre $3,000 millones y $5,000 millones.