Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La NMEAD delineó unos planes de búsqueda para localizar con vida al grupo que desapareció el pasado 8 de agosto en la costa de Fajardo. (GFR Media)
La NMEAD delineó unos planes de búsqueda para localizar con vida al grupo que desapareció el pasado 8 de agosto en la costa de Fajardo. (GFR Media)

A ciencia cierta es difícil determinar con certeza cuánto tiempo una persona podría mantenerse con vida durante un naufragio, no obstante, la supervivencia dependerá en gran medida de las condiciones marítimas y físicas de la víctima.

El titular del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), Carlos Acevedo, y el director de Operaciones y Respuesta, Joel Figueroa Betancourt, coincidieron en que las estrategias de supervivencias son determinantes en el caso de los cuatro hombres que se encuentran náufragos desde el 8 de agosto.

Los desaparecidos desde hace dos semanas fueron identificados como Héctor Lino Méndez Rodríguez, Héctor Lino Méndez Maldonado, Javier “Nacho” Méndez Rodríguez y Víctor Goytía Rodríguez.

“Aquí tiene que ver mucho la fuerza física de cada uno de ellos. Tiene que ver mucho con la hidratación y la parte de sobrevivencia que ellos conozcan al momento de buscar alimentos”, sentenció Acevedo.

La hipotermia, que surge cuando la temperatura del cuerpo está por debajo de lo normal, es la causa principal de riesgo de los náufragos debido a que están expuestos a la inmersión en agua fría.

Según la Organización Mundial de la Salud, cuando desciende la temperatura corporal, los órganos no pueden funcionar con normalidad.

La hipotermia podría causar escalofríos, pérdida del conocimiento y pulso débil, entre otros síntomas.

Otro peligro al cual se exponen es a la deshidratación. Al estar náufragos, el acceso al agua potable más que limitado, es casi imposible,  por lo que el cuerpo comienza a perder más líquido del que se ingiere. La afección es aún más peligrosa para los adultos mayores.  

Los efectos de la deshidratación es la sed excesiva, fatiga, mareos y confusión.

Tenemos que ver si ellos saben trabajar con ellos mismos en contra de la hipotermia y el calor. Tenemos que ver si ellos pueden salinizar el agua de mar para su consumo. Está lloviendo poco así que lamentablemente hemos tenido poca agua potable”, añadió Acevedo.

Figueroa Betancourt puntualizó, por su parte, que el trabajo en equipo es crucial para las víctimas de un naufragio.

“Uno de los factores que debemos tomar en consideración para aumentar los niveles de supervivencia en este caso es si ellos todavía permanecen en la embarcación o no. Obviamente, no estar en la embarcación afecta el nivel de hipotermia. Los suministros que pueden tener interfiere en el nivel de supervivencia", explicó.

Es crucial el precedente

En el 2014, Luis Rivera Carrillo, Fernando Iván Febres y Carlos Carlo González se enfrentaron a 14 horas en altamar y sin salvavidas.  Su embarcación se hundió debido a desperfectos mecánicos en la costa de Fajardo.  

Al momento de analizar estos tipos de casos, Figueroa Betancourt aseguró que el precedente es crucial para tomar decisiones en relación a los planes de búsqueda. 

“Por eso es que te digo, todavía seguimos porque hay precedente, de personas que han sobrevivido hasta tomando sus propios fluidos corporales. Por eso es que todavía seguimos auscultando todas las posibilidad”, añadió Figueroa Betancourt

En aquel entonces, narraron que dos desconocidos que se dirigían a la isla de Saint Thomas localizaron a Luis y a Fernando, pero Carlos posteriormente fue rescatado por la Guardia Costanera.