Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

No hubo llanto. Melania de Jesús Serrano simplemente caminó hasta los alguaciles en la sala con las manos en su espalda, como esperando que la esposaran.

💬Ver comentarios