El pasado gobernador Ricardo Rosselló. (Carlos Giusti)

Los fiscales Leticia Pabón y Miguel Colón anunciaron ayer al Panel del Fiscal Especial Independiente que han concluido la investigación sobre la posible comisión de delitos en el chat de Telegram.

Sin embargo, la presidenta de la Oficina del Panel del Fiscal Especial Independiente (Opfei), Nydia Cotto Vives, indicó a El Nuevo Día que a los fiscales se le otorgó un periodo adicional de 10 días para corregir el documento, que describió como “voluminoso”.

Están bajo investigación el exrepresentante del gobernador ante la Junta de Supervisión Fiscal Christian Sobrino Vega; el exasesor legal de La Fortaleza Alfonso Orona, el exsecretario de Asuntos Públicos Ramón Rosario Cortés, el publicista Edwin Miranda Reyes y el cabildero Elías Sánchez Sifonte.

“El informe no se ha rendido, pero los fiscales sí comunicaron al Panel que terminaron su investigación, que terminaron de preparar su informe y que es muy voluminoso”, dijo Cotto Vives. “Tienen que darle una lectura para corregirlo y nos pidieron 10 días laborables más”.

Cotto Vives rechazó categóricamente que la entrega del informe se retrase hasta pasada la elección general para afectar intereses particulares.

“No me mezcles el periodo eleccionario, las elecciones y nada. Nada tiene que ver. Aunque presentaran el informe hoy, la ley dice (orgánica de la Opfei) dice que cuando se entrega el informe sigue siendo confidencial y así en todos los casos. Ellos presentan el informe al panel y los fiscales tienen un periodo de 30 días para ver si van al tribunal, preparan las denuncias y coordinar la presentación de cargos, así que eso se iba a saber de aquí a 30 días. Y si decidieran no presentar cargos, entonces presentan un informe al panel con la determinación y el panel tiene un tiempo de 30 días para emitir una resolución que se hace pública”, dijo Cotto Vives.

La investigación a los fiscales Leticia Pabón y Miguel Colón Ortiz fue asignada en febrero. Sin embargo, los letrados han solicitado con éxito varias extensiones de tiempo.

El 13 de julio del 2019 se dio a conocer parte del contenido del WRF Chat, que estuvo encabezado por Rosselló. Los miembros de ese grupo de conversación electrónica, que algunos no eran funcionarios públicos, discutían asuntos de política pública y también partidistas. En las 889 páginas publicadas abundaban las burlas e insultos machistas, homofóbicos y comentarios insensibles sobre sobre distintos asuntos de interés público. Las conversaciones divulgadas fueron hechas entre el 30 de junio de 2018 y enero de 2019.

Los miembros del chat pudieron haber cometido múltiples delitos como incumplimiento del deber y negligencia en el cumplimiento del deber, amenaza, violaciones a la Ley de Ética Gubernamental Violaciones al Código Penal: falsedad ideológica, aprovechamiento ilícito de trabajos o servicios, intervención indebida en las operaciones gubernamentales e influencia indebida, falsedad ideológica, influencia indebida y aprovechamiento ilícito.