El Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.
El Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico. (Alexis Cedeño)

Luego que se hiciera público el escándalo de presunto trato preferencial a un estudiante del Recinto de Ciencias Médicas (RCM), la rectora Ilka Ríos Reyes sostuvo esta mañana reunión con el presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Luis A. Ferrao para discutir la situación.

La reunión se da ante el contexto de controversias por alegada intervención de Ríos Reyes en la evaluación académica de un estudiante de la Escuela de Medicina del RCM. La portavoz de prensa del RCM, Milady Gómez, compartió a este diario que la rectora no iba a emitir declaraciones hoy y que esperaban por las expresiones oficiales del presidente de la universidad pública.

El decano asociado de Asuntos Académicos de la Escuela de Medicina, el doctor Hilton Franqui, y el decano asociado de Asuntos Estudiantiles, el doctor Joalex Antongiorgi, entregaron ayer, miércoles, sus renuncias a sus puestos de confianza en el RCM ante su disgusto por lo que consideraron una falta ética de la rectora.

Ferrao había adelantado ayer, jueves, que tuvo conocimiento de las alegaciones desde el pasado viernes y que, para “salvaguardar la pureza y transparencia”, solicitó a la Oficina de Asuntos Legales de la Administración Central que designara un oficial investigador para que proceda a realizar una pesquisa.

Los profesores dirigieron su renuncia a la decana interina de la Escuela de Medicina, Ivonne Z. Jiménez Velázquez, tras entender que la rectora favoreció a un estudiante en particular, “atropellando” completamente las regulaciones de la institución educativa y obviando el proceso apelativo de decisiones adversas de la universidad.

Franqui detalló que participó, el pasado martes, de una reunión en la que comunicó estar en desacuerdo en el proceder de Ríos Reyes. Compartió que la rectora insistió en defender el proceso que se había seguido.

Ella intentó utilizar justificaciones que no aplicaban a este caso y en contra de toda la evidencia que se le pudo proveer de que lo que estaba diciendo no era correcto. (...) Se notaba y todos los que estábamos en la reunión sabíamos de que había una agenda de que ella estaba protegiendo a esta persona por motivos personales”, compartió Franqui en entrevista con El Nuevo Día.

Insistió en que el Manual de Políticas de la Escuela de Medicina establece los mecanismos que tienen los alumnos para apelar una decisión adversa y, que una vez se identifica esa circunstancia, se establece un comité de monitoreo. El catedrático indicó que se bloqueó por orden de la rectora la audiencia que amerita en casos como este.

Franqui indicó a este medio estar abierto a considerar retomar su puesto en caso de que la rectora renuncie a su cargo o sea destituida por la administración central.

Varias fuentes anticipan la salida de la rectora y decana interina.

La facultad de la Escuela de Medicina solicitó una reunión de emergencia a la decana interina para discutir la situación ante la renuncias de varios facultativos.

💬Ver comentarios