Mapa que muestra en amarillo las áreas bajo condiciones atípicamente secas, en color crema las áreas con sequía moderada y en anaranjado la sequía severa. (USDM)
Mapa que muestra en amarillo las áreas bajo condiciones atípicamente secas, en color crema las áreas con sequía moderada y en anaranjado la sequía severa. (USDM)

Aunque el porcentaje de condiciones secas a nivel isla descendió, el Monitor de Sequía de Estados Unidos informó este jueves que las condiciones secas en Puerto Rico se complicaron al punto en que un 26% de la isla está bajo sequía severa, lo que se traduce en 12 puntos porcentuales más que la semana pasada.

El meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología José Álamo señaló que las estadísticas validan la ausencia en lluvias que sufren la zona este, interior, norte y sur de la isla desde hace más de 60 días, y que continuará así, porque no se espera un episodio amplio de precipitación por los próximos días.

"Hubo cambios significativos y fue en la categoría de sequía severa donde añadieron mucho terreno a lo largo de la isla, incluyendo el área noreste de Vieques. El otro cambio fue en el cuadrante noroeste que la semana pasada estaba bajo condiciones atípicamente secas y hoy la eliminaron, porque ha recibido buena cantidad de lluvia por los pasados días", indicó el experto.

El más reciente informe del Monitor de Sequía establece que la isla tiene un 22.17% bajo condiciones atípicamente secas, 30.62% con sequía moderada y un 26.12% bajo sequía severa.

Los porcentajes de sequía atípica y moderada bajaron 19 y cuatro puntos porcentuales, respectivamente, pero ese descenso se reflejó en un aumento en la sequía severa.

La categoría de condiciones atípicamente secas significa que el área en cuestión tiene un déficit de agua y que la sequedad que le afecta detiene o hace más lento el cultivo de alimentos o de pastizales. En el caso de la categoría de sequía moderada se establece que se identificarán áreas bajo esta clasificación cuando algunos pastizales se dañen, las fuentes o embalses de agua estén bajos o se requiera el uso mesurado de agua por la falta de lluvia.

Mientras, la sequía severa significa que el área en cuestión podría perder cultivos o pastizales, reporte escasez de agua u obligue a imponer restricciones en el servicio del agua debido a la falta de precipitación.

Lojero señaló que, aunque sí hay dos ondas tropicales que se espera que pasen cerca de la isla en lo que resta de semana, el pronóstico no anticipa lluvias para las áreas bajo sequía severa, al menos, hasta la semana próxima, si es que se concreta el pronóstico.

De hecho, los déficits de precipitación de 60 días para el área del sur, centro, interior y este de la isla aumentaron significativamente en comparación a la semana pasada. 

El déficit de lluvia en el noreste de la isla, por ejemplo, está hoy entre las 16 a 20 pulgadas y la semana pasada estaba entre 12 a 16 pulgadas. El resto de la isla acumula un déficit de seis a 12 pulgadas de precipitación.

El término de déficit de lluvia se refiere a la cantidad de precipitación que no recibe un territorio en un tiempo determinado que, en el caso de Puerto Rico, es de más de 60 días.

La sequía está afectando varios de los embalses como Carraízo que, según la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), descendió nueve centímetros en 24 horas y el total de su nivel se sitúa hoy en 38.30 metros de agua que lo mantienen en ajustes operacionales.

Con el reporte de hoy se valida que por más de una semana este embalse ha descendido entre siete a 10 centímetros por día.

El embalse de Cidra es otro que se mantiene en vigilancia por la AAA puesto que está a solo 42 centímetros de entrar en ajustes operacionales. La corporación pública informó hoy que este embalse tiene 401.42 metros de agua.