Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El bebé de San Sebastián nació en el medio del huracán. (Archivo / EFE)
El bebé de San Sebastián nació en el medio del huracán. (Archivo / EFE)

A Aida L. Báez, el huracán María no se le olvidará jamás. No solo por la devastación que sembró en Puerto Rico, sino por la revolución que se armó el miércoles 20 de septiembre pasado en el refugio de San Sebastián.

Mientras esperaban por la llegada de María, el martes 19 a las 11 de la noche, una mujer que estaba embarazada en su último trimestre comenzó con dolores de parto. Aida L. Báez y otras mujeres que estaban allí, creyeron que eran los nervios por el inminente impacto del huracán. Pero la mujer rompió fuente, y ya no quedaron dudas: iba a parir.

El refugio organizado en la Escuela Aurora Méndez comenzó a pedir ayuda. Llamaron a los municipales y a Manejo de Emergencias para pedir auxilio. El bebé estaba por nacer.

Afuera, los vientos de avanzada de María ya soplaban fuerte y la lluvia no paraba de caer.

Las contracciones se hacían cada vez más fuertes y seguidas. Mientras las refugiadas atendían a la embarazada llegó una Hummer de madrugada y, cuando María puso a los aguaceros a descansar un poco y escampó por un momento, lograron trasladarla hasta el CDT del pueblo.

Allí, en medio del huracán nació un varón.

Aída L. Báez contó la historia a Endi.com, pero no sabe el nombre del chiquito ni de la mamá. “No lo sé. No se lo preguntamos. Fue tan grande el revolú que no nos dio tiempo a preguntar. Pero vamos a averiguar”, prometió.

El alcalde de San Sebastián, Javier Jiménez Pérez, confirmó que el bebé es el primero en 45 años que nacer en un hospital de San Sebastián, donde las embarazadas se trasladan hasta Moca para dar a luz a sus hijos.