Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La falta de especialistas y subespecialistas redunda no solo en citas tardías, sino también en un deterioro en la calidad de los servicios médicos.
La falta de especialistas y subespecialistas redunda no solo en citas tardías, sino también en un deterioro en la calidad de los servicios médicos. (Archivo)

Fue el maestro de Educación Física de Juan Carlos Escudero Santiago quien se dio cuenta de que algo en la salud del adolescente no andaba bien. Al notar que su cuerpo temblaba y no coordinaba correctamente, el profesor le preguntó si alguien en su familia padecía de alguna condición neurológica. Cuando el menor le indicó que su madre era paciente de esclerosis múltiple, el educador le comentó que debía hacerse, cuanto antes, una imagen de resonancia magnética para identificar qué lo aquejaba.

💬Ver comentarios