Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

(Ramón “Tonito” Zayas)

Guayanilla - La Guardia Nacional reubicará el refugio para las víctimas de los temblores en este municipio, con el fin de que más personas puedan albergarse en un lugar seguro mientras cesa la actividad sísmica.

El capitán Alejandro Irizarry explicó que el refugio se moverá del parque Luis A. "Pegui" Mercado a la pista atlética Lucas Sievens. Ambas instalaciones deportivas quedan una al lado de la otra.

En la pista ya hay dos carpas para encamados, en lo que será el nuevo "city tent". Las dos carpas tienen aire acondicionado y, al momento de este informe, tres personas estaban siendo atendidas por profesionales de la salud y el Departamento de la Familia.

"Estamos recibiendo equipo y suministros para sostener la misión del Municipio de Guayanilla y el Estado en la pista. Mañana comenzamos los movimientos, con el fin de tener más capacidad y mejores servicios", dijo Irizarry, al destacar que en la mudanza del refugio colabora la Reserva del Ejército de EE.UU.

Al momento, en el refugio en el parque hay 648 personas. Con la mudanza, hasta 1,160 personas podrán albergarse en el "city tent".

El ayuntamiento mantiene otro refugio en la escuela del barrio Macaná, en el que hay unas 160 personas, y la intención es que puedan reubicarse en la pista atlética.

"Todo lo vamos a mover a la pista, incluyendo los puntos de agua y las letrinas. En el parque, se instalará un 'tent city' para los soldados que lleguen a dar servicios en el área sur. Estamos esperando también que nos lleguen esos materiales", añadió Irizarry, al precisar que el campamento para los militares tendrá capacidad para 150 personas.

Hoy, la Guardia Nacional también trabajaba en la instalación de tres cocinas en la pista atlética.

"Necesitaba el aire"

Entre los encamados que ya ocupan las carpas nuevas está Julio Serrano, de 48 años y vecino del sector Guaydía.

Contó que padece del síndrome de Marfan, diabetes e hipertensión, entre otras condiciones. Dijo que, a causa de tres operaciones de corazón abierto, quedó parapléjico.

"En mi casa, se estalló la pared de la marquesina. Mi esposa y yo nos movimos a casa de mi suegra, pero allí no hay aire acondicionado y lo necesito porque tengo dos úlceras. Necesitaba el aire para que no empeoraran", sostuvo.

En la carpa también estaba Amalia Rodríguez, de 80 años, a quien le dio un derrame cerebral y padece de hispertensión, úlcera sacral y piedra en la vesícula. La mujer era cuidada por su hija, Carmen Echeverría, de 48 años.

"Nos movimos por seguridad. Estábamos en el refugio de Macaná y nos movimos para acá para estar más cómodas. Hasta ahora, las atenciones han sido muy buenas", dijo Echevarría, también residente del sector Guaydía y quien prevé estar en el refugio "dos o tres días más" junto a su madre.

Cuando El Nuevo Día visitó la instalación, Amelinés Santiago, de Familia, tramitaba el traslado de dos adultos mayores a un centro de cuidado en Hatillo.

8% sin electricidad

Entretanto, el portavoz del Municipio de Guayanilla, Glidden López, precisó que el 8% del pueblo sigue sin electricidad.

"También hay sectores sin agua, pero no tengo la cifra exacta. Hay comunidades que no tienen el servicio porque, con los temblores, se rompieron tuberías y siguen rompiéndose con las réplicas", dijo el portavoz.

Añadió que la cantidad de casas colapsadas se mantiene en 51.

"La próxima semana, iniciamos la inspección oficial por FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) de todas las estructuras", señaló.

El ayuntamiento continúa recibiendo suministros y repartiéndolos en los refugios y casa por casa en los barrios.