Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

A los infantes expuestos al virus se les dio seguimiento a los 18 meses de nacidos para hacerles pruebas de neurodesarrollo. (GFR Media)
A los infantes expuestos al virus se les dio seguimiento a los 18 meses de nacidos para hacerles pruebas de neurodesarrollo. (GFR Media)

Los tentáculos del zika –virus que arropó a la isla, en 2016, con casos reportados en todos los municipios– aún son visibles, con los resultados de un nuevo estudio que advierte que esta enfermedad presuntamente le ha provocado rezago en su neurodesarrollo a infantes nacidos de madres contagiadas durante su embarazo o con sospecha de contagio.