Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

A la biblioteca de la escuela intermedia Marcelino Canino, en Dorado, entraron más de cinco pies de agua y fango.
A la biblioteca de la escuela intermedia Marcelino Canino, en Dorado, entraron más de cinco pies de agua y fango.

El portón en la entrada de la biblioteca de la escuela Marcelino Canino en Dorado no abre por completo. La capa de fango que cubre el piso y los libros que el agua arrancó de los anaqueles se han transformado en una barrera sólida que apenas deja un espacio de unas pulgadas para acceder al salón donde ahora reina el olor a humedad.

💬Ver comentarios