Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Una mujer en Hong Kong se lava las manos. (Agencia EFE)
Una mujer en Hong Kong se lava las manos. (Agencia EFE)

En plena temporada alta de influenza, el diagnóstico de esta enfermedad es similar al de otras condiciones respiratorias con síntomas parecidos, como micoplasma y coronavirus, aunque existen pruebas que permiten diferenciarlas.

De estas tres condiciones, el micoplasma se distingue por ser una enfermedad causada por bacterias, mientras que la influenza y el coronavirus son dos tipos de virus respiratorios, explicó el presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Puerto Rico, Lemuel Martínez.

“Por tratarse de bacterias, el micoplasma es el único de los tres que necesita antibióticos (en su tratamiento)”, advirtió el galeno.

Para diferenciar su diagnóstico, el infectólogo señaló que la novel cepa del coronavirus (2019-nCoV) se ata a China, donde se originaron sus primeros casos y continúa siendo el epicentro de este brote catalogado, el mes pasado, como una emergencia de salud pública internacional por la Organización Mundial de la Salud.

“Por eso, ahora mismo, es importante el historial de viaje de la persona (con sospecha de este virus). Sin presencia (reciente de la persona en China), no puede haber sospecha (de 2019-nCoV)”, reiteró Martínez.

En cuanto a la influenza, Martínez destacó que sus síntomas son bastante claros, y generalmente consisten de dolor de cabeza, muscular y de garganta, además de fiebre alta.

Por su parte, el doctor Miguel Colón, pasado presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas, resaltó las dificultades que existen en el diagnóstico de micoplasma. En ese sentido, indicó que la prueba de laboratorio que se utiliza para su diagnóstico (IGM) podría detectar anticuerpos de una infección pasada que tuvo la persona. Lo importante son los síntomas, dijo.