La gobernadora Wanda Vázquez lució una mascarilla con un pin de la Mujer Maravilla (Wonder Woman).
La gobernadora Wanda Vázquez lució una mascarilla con un pin de la Mujer Maravilla (Wonder Woman). (Vanessa Serra Díaz)

A cinco años de haberse anunciado una primera asignación federal para la canalización del río La Plata, la gobernadora Wanda Vázquez y la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, anunciaron hoy el inicio de la tercera fase de los trabajos de construcción a un costo de $9.47 millones.

Esta etapa -que beneficiará directamente a unos 165,000 residentes de los municipios de Dorado, Toa Alta y Toa Baja- generará 60 empleos directos. Por décadas, sectores de estos pueblos sufren serias inundaciones, y el problema que quedó evidenciado tras el paso del huracán María que dejó comunidades bajo agua.

“Este proyecto está diseñado para proteger la vida y propiedad de las personas que viven aledañas al río, además de desarrollar facilidades recreativas y la mitigación del hábitat y del medioambiente”, expresó la gobernadora.

Los trabajos -a iniciarse en julio y los cuales se extenderían por más de un año- comprenden la construcción de 500 pies lineales de protección para detener la erosión del canal y el revestimiento de las bases del puente.

 Una vez completada esta fase comenzaría la construcción de cuatro atajeas, mejoras a 1.58 millas del canal y la construcción de 3.14 millas de diques de tierra, seguido por el reemplazo del puente La Virgencita en la PR-2 y trabajos adicionales a 0.45 millas del canal. La sexta y última fase consistiría en la construcción de 1.31 millas de dique, 1.43 millas de canal y la relocalización de la tubería del Superacueducto. 

“(Este proyecto) le permite al pueblo de Puerto Rico tener un poco de paz en momentos de emergencia. Estamos en pleno de verano, en temporada de huracanes y esas inundaciones, con este tipo de proyecto van a ser cosa del pasado”, señaló la comisionada residente.  

Previo al anuncio de hoy se habían comenzado los trabajados en el 2015 dirigidos al ensanche del canal y la protección de estribos del puente a un costo de $17.3 millones, así como la construcción de cuatro atajeas y trabajos de mejoras del canal y de mitigación, con una inversión de $23.7 millones. 

Cuatro de las seis fases, incluyendo la anunciada hoy, se realizarán a través de una asignación de $500 millones bajo la Ley Federal de Presupuesto Bipartidista de 2018, estatuto que, además, le concede fondos y la autoridad al Cuerpo deIngenieros de los Estados Unidos (Usace) para que atienda los impactos causados por los desastres naturales. “

El proyecto, en su totalidad, debe completarse entre el 2024 y el 2027.

“Este proyecto es el más importante de obras públicas que se está realizando en nuestra jurisdicción. Son miles y miles de residencia, comercios y personas que se afectan cada vez que hay inundaciones”, expuso el alcalde de Dorado, Carlos López.

Para Bernardo “Betito” Márquez, alcalde de Toa Baja, uno de los municipios más impactados por las inundaciones durante el huracán María, la extensa construcción representa dejar a un lado la incertidumbre que atraviesan los residentes de las comunidades históricamente afectadas.

“Los huracanes, la pandemia y los terremotos…no escoge partido ni escoge pueblo, simplemente pasa y si nosotros no nos abrazamos para, de frente, hacer lo que hay que hacer, pena nos debe dar, bochorno nos debe dar. Nosotros estamos para hacer la diferencia por un pueblo que nos necesita”, expuso Márquez. 

A la conferencia de prensa también asistió el ejecutivo municipal de Toa Alta, Clemento Agosto. “Si nos unimos como país podemos echar hacia adelante, echando a un lado las diferencias políticas que tienen que haberlas porque cada cual tiene su ideal y se respeta, pero podemos tener un mejor Puerto Rico”, sostuvo.

González añadió que, como parte de un acuerdo entre el Cuerpo de Ingenieros, la Universidad de Puerto Rico (UPR), el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), los remanentes arqueológicos encontrados durante los procesos de excavación serán custodiados por la institución académica. “Van a estar preservados para el disfrute de próximas generaciones”, dijo la comisionada.