Algunas variaciones de la ivermectina se utilizan en animales para prevenir la enfermedad del gusano del corazón y ciertos parásitos.
La Administración federal de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés) no aprueba el uso de ivermectina para el tratamiento del COVID-19. (Shutterstock)

La Junta de Licenciamiento y Disciplina Médica de Puerto Rico está en proceso de citar a cinco médicos para conocer en qué instancias presuntamente recetaron ivermectina para el tratamiento del COVID-19.

Dos de los médicos se ausentaron a una vista informativa que debía celebrarse el pasado 8 de septiembre. La Junta está en vías de citarlos nuevamente, además de a otros tres galenos para discutir este asunto.

“Una vez salió a la luz pública y (el Departamento de) Salud advino en conocimiento (de que habían médicos en el país recetando este medicamento para tratar este virus), creó preocupación y comenzó una investigación”, comentó el licenciado Ángel Sostre, director ejecutivo de la Oficina de Reglamentación y Certificación de Profesionales de la Salud y la Junta de Licenciamiento y Disciplina Médica.

La Junta, previamente conocida como el Tribunal Examinador de Médicos, es un organismo que regula la profesión médica en Puerto Rico.

Como aún no hay ninguna acusación, Sostre advirtió que se trata de una fase investigativa para conocer qué proceso utilizaron para prescribir este fármaco. También, dijo, durante la vista se les pedirá a los médicos evidencia científica que sustente el uso de la ivermectina en humanos para tratar el COVID-19.

La Administración federal de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés) no ha autorizado ni aprobado el uso de la ivermectina para prevenir o tratar el COVID-19 en humanos o animales. La ivermectina está aprobada para su uso en humanos en el tratamiento de infecciones causadas por algunos gusanos parásitos y piojos de la cabeza, así como en afecciones de la piel como la rosácea.

“No hay ninguna querella formal contra ningún médico (por esta razón), pero se citará a todo médico que la Junta sepa que está usando este medicamento en personas para el COVID”, indicó Sostre.

Sobre la vista que debía celebrarse el pasado 8 de septiembre, indicó que la Junta le envió la citación vía correo electrónico. También, dijo, se trató de diligenciar personalmente en las residencies y oficinas de los dos médicos citados, pero no se pudo porque supuestamente ambos estaban fuera del país.

“No comparecieron”, dijo.

Tras reunirse la semana pasada, informó, la Junta acordó volver a citarlos, junto a otros tres médicos, para otra vista informativa la próxima semana. Después de la vista, indicó, los miembros de la Junta decidirán si se archiva el asunto o si se procede con una querella formal.

Parte de lo que queremos saber es si la recetaron o no porque la información que dieron por radio (en una entrevista radial) fue bien genérica, que trataron pacientes (con ivermectina) y que ninguno se había muerto. No dijeron qué cantidades administraron, ni donde lo compraron (ese medicamento)”, sostuvo.

La vista que se llevará a cabo próximamente, mencionó, es un proceso confidencial no abierto al público en el cual las partes citadas podrán ir acompañados de un abogado, si así lo desean.

Según lo estipula la Ley 139 del 2008 que crea la Junta, entre las posibles sanciones que se exponen los médicos citados está desde un decreto de censura, revisión periódica en su profesión o restringir o limitar su práctica. Otros medidas podrían ser el denegar, suspender, cancelar o revocar la licencia, así como emitir una orden para fijar al médico en un período de prueba por un tiempo determinado.

Sostre advirtió que las acciones de la Junta dependen de cada caso bajo su evaluación. De decretarse alguna acción, señaló, las partes afectadas podrían acudir al Tribunal de Apelaciones o al Supremo.

💬Ver comentarios