Exmiembros de la Utier impidieron la salida de camiones de LUMA Energy de la base aérea Muñiz, pero la fuerza de choque intervino para retirar a los manifestantes.
El pasado 3 de junio, exmiembros de la Utier impedían la salida de camiones de LUMA Energy de la base aérea Muñiz en Carolina, pero la Fuerza de Choque de la Policía de Puerto Rico intervino para retirar a los manifestantes. (Ramón "Tonito" Zayas)

El juez superior Alfonso S. Martínez Piovanetti emitió una nueva orden de entredicho provisional contra la Unión de los Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier) para mantener “el status quo” hasta que el Consejo Estatal del sindicato se reúna y determine si aceptarían una estipulación que pondría fin a la demanda incoada por LUMA Energy.

La orden dictada por Martínez Piovanetti tendría vigencia hasta el próximo martes, con la expectativa de que el Consejo Estatal de la Utier pueda reunirse mañana o, a más tardar, el 15 de junio, y decidir si estarían dispuestos a continuar sus manifestaciones contra LUMA, pero sin obstruir los caminos o accesos a las instalaciones de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y asegurar que no se incurrirá en actos de vandalismo, perturbación o violencia contra los empleados del operador.

La decisión de Martínez Piovanetti se produjo luego de casi tres horas de alegatos y de una cuarta hora, donde los abogados no podían ponerse de acuerdo en sus agendas, una vez el juez superior insistió en la urgencia de encontrar un balance entre el derecho principal a la expresión y la continuidad de las operaciones del sistema eléctrico en manos del LUMA.

“La prudencia nos aconsejó que ustedes se acercaran al estrado virtual”, dijo Martínez Piovanetti, quien se expresó a favor de encontrar “puntos en común” que fueran de beneficio al proceso judicial, de las partes y el pueblo de Puerto Rico, trayendo “mayor sosiego”.

Igualmente, la decisión del juez superior tuvo el efecto de interrumpir la vista evidenciaria en la que afloraron múltiples dudas acerca del proceso que seguía el tribunal para conceder el remedio extraordinario.

Por ejemplo, antes de comenzar la comparecencia de testigos, el abogado de la Utier, Carlos A. Rodríguez Ortiz, argumentó que el tribunal celebraba la vista sin que en realidad pudiera efectuarla. Ello, porque la Ley 50 de 1947, previa a la Constitución de Puerto Rico, establecía que el remedio solo podía tener una vigencia de cinco días.

El pasado 4 de junio, Martínez Piovanetti emitió, a pedidos de LUMA, una orden de entredicho provisional contra la Utier, luego de que durante los primeros días de su entrada en funciones, el sindicato lograra con éxito restringir el acceso a la infraestructura que ahora opera el consorcio.

💬Ver comentarios