Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Román indicó que el borrador del reglamento sobre microrredes “se abrirá al proceso tradicional de aprobación y estará disponible para revisión”.
Román indicó que el borrador del reglamento sobre microrredes “se abrirá al proceso tradicional de aprobación y estará disponible para revisión”. (Gerald López Cepero)

La Comisión de Energía de Puerto Rico trabaja en la creación de un marco regulatorio que permita el establecimiento de microrredes en la isla, como alternativa a los sistemas tradicionales de generación eléctrica.

Las microrredes son sistemas más pequeños, en un espacio definido, que pueden suplir a una comunidad, institución o área geográfica con sus propios recursos, y tienen flexibilidad de conectarse o desconectarse de la red de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Desde el paso del huracán María el 20 de septiembre, diversos sectores proponen el establecimiento de microrredes para adelantar la energización del país. Por los pasados tres meses, la Comisión ha estado elaborando el reglamento que viabilizaría las microrredes y está próxima a publicar un borrador, indicó ayer su presidente interino, José H. Román.

“Somos los primeros en el mundo en establecer un marco regulatorio de micorredes, y ahora tenemos comisiones energéticas de Estados Unidos interesadas e indagando. Estamos próximos a publicar el borrador, que se abrirá al proceso tradicional de aprobación y estará disponible para revisión”, dijo durante una mesa redonda con periodistas de prensa escrita, en la sede de la Comisión.

Aunque no abundó sobre el contenido del reglamento, Román expuso que “abre la puerta a distintos tipos de combinaciones” de cómo y quiénes pueden establecer microrredes. Por ejemplo, vecinos podrían unirse para suplir a su comunidad, y una empresa podría crear un negocio de microrredes de placas solares.

“Se puede desarrollar una microrred solo para las cargas críticas o para una mayor cantidad de clientes; todo eso puede variar (y así será su costo). El reglamento sí va a contemplar que la micorred tenga una tecnología que le permita operar de forma aislada (a la AEE)”, señaló.

Por otro lado, Román informó que la Comisión investiga “modelos de vanguardia” para el desarrollo de un nuevo diseño tarifario para la AEE, a implantarse “en un futuro”.

Mencionó, por ejemplo, el modelo conocido como time of use, en el que el costo tarifario varía según la hora del día. Según Román, este modelo pudiera ser beneficioso para Puerto Rico, donde el mayor consumo de energía se reporta en la noche.

“Con este tipo de modelo se puede empoderar al cliente para que su consumo sea diferente, y que entonces redunde en una mayor penetración de (fuentes de energía) renovables. Todo esto es una investigación que estamos llevando a cabo”, manifestó.