Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Wandeling Rivera, de Carolina, llevó a su hijo ayer al dentista, quien le negó el servicio porque no tiene contrato con Molina, el nuevo plan de Reforma que le fue asignado.
Wandeling Rivera, de Carolina, llevó a su hijo ayer al dentista, quien le negó el servicio porque no tiene contrato con Molina, el nuevo plan de Reforma que le fue asignado. (Juan Luis Martínez Pérez)

Pedro Látimer se levantó ayer a las 5:00 a.m. para hacer un buen turno en un laboratorio en Carolina, donde se haría unas pruebas. Allí, sin embargo, le notificaron que no aparecía como asegurado activo de la Reforma de Salud, por lo cual no pudo realizarse los exámenes con los que monitorea mensualmente una condición del hígado.

Eunice Candelaria acudió ayer a un centro radiológico, en el mismo municipio, para hacerse un sonograma y una mamografía. Al igual que Látimer, la mujer, que viajó desde Fajardo, también aparecía inactiva como asegurada del Plan de Salud del Gobierno (PSG), y tampoco pudo hacerse los exámenes médicos que urgía.

Ayer, fue el primer día del nuevo modelo del PSG, llamado Vital, y El Nuevo Día hizo un recorrido en el que recopiló testimonios de 13 pacientes de Reforma. Todos los consultados dijeron haber enfrentado problemas con su cubierta.

A pesar de que miembros de la industria de salud pusieron en duda esta semana que el programa pudiera implementarse ayer, la Administración de Seguros de Salud (ASES) insistió en que estaba listo para operar.

Wandeling Rivera llevó ayer a su hijo al dentista, quien le indicó que no podía atenderlo porque no daba servicios a asegurados de Molina Healthcare, lo que sorprendió a la mujer que hacía dos días se había enterado -al recibir las tarjetas- que el gobierno le había cambiado de MMM a Molina como su cubierta de Reforma.

“Tenía hoy (ayer) una cita pautada hace más de un mes con un podiatra, y cuando voy a llenar el récord (médico), me dicen que salgo inelegible (en el programa Medicaid) y que el médico no podía verme. Fui a MMM y me dijeron que tenía que ir a (la oficina de) Medicaid porque me cambiaron de plan. Ahora, no sé si me cambiaron de IPA y médico (primario) también porque no me llegó nada (por correo), y mi hijo y yo somos asmáticos”, denunció, por su parte, Dayna Meléndez.

En el recorrido por Carolina, este diario visitó grupos médicos primarios (IPAs), laboratorios y farmacias, además de la oficina satélite de uno de los planes médicos que administra la Reforma y una de las oficinas de Medicaid.

Quejas de proveedores

Además de las denuncias de múltiples asegurados que no pudieron recibir servicios ayer porque aparecían inelegibles en la lista de pacientes del PSG, varios proveedores dijeron haber confrontado problemas para conectarse con el sistema central de Medicaid y las redes de las aseguradoras que administran Vital.

“A todo el mundo (asegurado de Reforma), le sale la cubierta terminada. Cuando se llama (ASES) a preguntar, dicen que el paciente tiene que llamar. No podemos darles servicio porque la farmacia factura al momento. La mayoría (de los asegurados) vienen pidiendo refills (repeticiones de sus medicamentos) y no se pueden dar. No esperábamos esto”, lamentó Mabel Castillo, técnica de farmacia de Súper Farmacia Carolina.

El doctor Jorge Hess, del IPA Family Medicine Group, coincidió en que casi todos los pacientes de Reforma que buscaron servicios ayer aparecían inactivos en el PSG, aunque fueron atendidos allí.

“Cogí cinco ejemplos de pacientes (con cubierta inactiva) y se los envié a la ASES, MMM y Molina para que me dieran luz (sobre qué hacer) para asegurar la continuidad del servicio. Les estoy dando a los pacientes dos referidos, uno para MMM y otro para Molina, porque hay muchos proveedores sin firmar contrato”, dijo.

Entre los proveedores que aún no tenían contrato ayer para atender pacientes de Reforma, se encontraba el Laboratorio Doctor Center, también en Carolina.

“Ya se solicitó todo y supuestamente está aprobado, pero no han dado contrato escrito para poder comenzar y, por eso, no podemos atender pacientes de Reforma todavía y vienen muchos a preguntar”, comentó Elizabeth Pagán, recepcionista del laboratorio sobre la aprobación que esperan de la aseguradora Triple-S.

Edgardo Hernández, dueño de la Farmacia Arzuaga, también en territorio carolinense, comentó que ya ha sometido dos veces en las páginas de la ASES y MC-21 sus datos para ser incluido en la red del nuevo modelo de Reforma.

“No me ha llegado contestación y uno se queda en el limbo. El 70% a 80% de mis recetas son de Reforma y sería un cantazo si uno no está (dentro de Reforma)”, sostuvo.

Esperanza Cuadra, coordinadora de servicios del IPA 623, comentó que ayer se ofrecieron servicios a pacientes, pero con algunos cabos aún sueltos, como la falta de formatos para canalizar referidos, por lo cual, en ocasiones, se daban manualmente.

Mientras, una oficina satélite de MMM, en Carolina, lucía repleta de pacientes, principalmente por la interrupción de servicios provocados por cambios en su cubierta. La oficina de Medicaid estaba atestada por igual razón. Luisa O'Farrill Martínez, supervisora de la oficina, comentó que no se había suscitado ninguna situación fuera de lo normal, más allá de pacientes pidiendo cambios u orientación.

“Sabíamos que iban a estar fuera del sistema (de Medicaid) un montón de proveedores. En el sistema de la ASES, están, pero eso no quiere decir que las aseguradoras los hayan contratado”, dijo el doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos.

José Sánchez, de la Asociación de Laboratorios Clínicos, comentó que Vital inició de forma “atropellada” y que su implantación debió ser atrasada para evitar los problemas que afloraron ayer entre pacientes y proveedores. “Las páginas de las aseguradoras no estaban funcionando, no tenían data actualizada”, dijo.

Alba Rivera, también de la Asociación de Laboratorios, denunció la importancia de poder certificar la elegibilidad del paciente como garantía para el pago de los servicios. Agregó que hay familias en que los progenitores fueron asignados a un plan y sus hijos, a otro.

Ángela Ávila, directora de la ASES, admitió ayer en la tarde que el portal de elegibilidad de Medicaid se había caído temprano en el día durante tres horas. Agregó que durante el período de inscripción abierto, hasta el 31 de enero, los proveedores con contratos previos de Reforma podrán seguir dando servicios y las aseguradoras que administran el PSG les deben honrar el pago, según garantizado en una enmienda a los contratos.

“Estos 90 días van a ser como si tuviéramos una emergencia”, dijo Ávila, al comentar que los asegurados deben poder recibir servicios con su tarjeta previa, la nueva o su certificación actuarial. De lo contrario, los urgió a llamar al 1-800-981-2737 o 1-833-253-7721.