Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Las monjas de clausura participan de la misa detrás de una reja con cortinas blancas, desde donde están a cargo de las lecturas y de guiar los cánticos que entonan durante la liturgia.
Las monjas de clausura participan de la misa detrás de una reja con cortinas blancas, desde donde están a cargo de las lecturas y de guiar los cánticos que entonan durante la liturgia. (Ramón “Tonito” Zayas)

Manatí – Aunque las inclemencias del tiempo alteraron un poco la tradición e hicieron escasear las pencas este año, comunidades católicas de Puerto Rico realizaron ayer sus celebraciones del Domingo de Ramos con ramas verdes de diverso tipo.

💬Ver comentarios