Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

En el canal y el lago de Levittown, en Toa Baja, es evidente cómo el desparrame urbano “ha reducido la huella” del humedal, según la EPA.
En el canal y el lago de Levittown, en Toa Baja, es evidente cómo el desparrame urbano “ha reducido la huella” del humedal, según la EPA. (Ramón “Tonito” Zayas)

Los humedales ubicados entre San Juan y Dorado son los que mejor ilustran las presiones que estos ecosistemas reciben como parte de la expansión de las ciudades y el aumento de la demanda de tierras.

💬Ver comentarios