Mientras la Policía ha arrestado a 70 personas que han intentado cambiar cheques del PUA obtenidos de forma fraudulenta, el Departamento del Trabajo recuperó en una semana sobre $5.6 millones en pagos devueltos por ciudadanos. ([email protected]) (Alex Figueroa Cancel)

En tan solo cinco días, más de 3,500 personas devolvieron cheques que no debieron haber recibido del Programa de Asistencia de Desempleo Pandémico (PUA, por sus siglas en ingles).

El secretario del Departamento del Trabajo, Carlos Rivera Santiago, indicó que la devolución masiva se produjo después de que se pronunciaran públicamente en varios medios de comunicación en relación a que cerca de 100,000 personas y sobre 10,000 empleados públicos habían recibido pagos del PUA de forma ilegal.

“Previo a la semana pasada, habíamos recibido cerca de $12 millones, en el acumulativo de varias semanas desde que se empezó a informar sobre lo que estaba pasando”, dijo Rivera Santiago a El Nuevo Día.

“Pero, en la semana pasada en particular, se recibieron sobre $5.6 millones. Nos devolvieron cerca de 3,500 pagos que se habían emitido”, agregó.

Destacó que, con este resultado, asciende a casi $18 millones la cantidad recuperada por el Departamento del Trabajo.

Para Rivera Santiago, ese balance significa que ha calado el mensaje de las autoridades de que les conviene devolver el dinero que saben no les correspondía recibir.

“Como digo lo malo, digo lo positivo. Obviamente, la ciudadanía está consciente y está devolviendo el dinero”, comentó. “Eso es algo que no estamos viendo en otras jurisdicciones de Estados Unidos (donde también se ha registrado fraude al PUA)”.

No sólo las autoridades estatales informaron sobre cómo se preparaban para manejar la cantidad de casos, sino que también el jefe de la fiscalía federal, Steven Muldrow, confirmó que ya llevan investigaciones en curso.

Autoridades estatales y federales también investigan fraudes al PUA en varias jurisdicciones de Estados Unidos. En algunas de esas jurisdicciones se han informado cifras multimillonarias de dinero emitido y otras más que se han logrado detener al detectar el fraude.

En el caso de Puerto Rico, Rivera Santiago reiteró que todavía no pueden estimar cuánto dinero se terminó pagando a personas que no eran elegibles, ya sea por solicitudes de personas que omitieron información o porque otros individuos lo hicieron robando la identidad de gente que no sometió ninguna solicitud.

“Eso lo sabremos cuando se depuren las listas”, mantuvo Rivera Santiago, al explicar que las agencias del gobierno se encuentran validando si sus miles de empleados públicos que figuran cobrando el PUA realmente todavía están en nómina.

De ser así y están en nómina, no eran elegibles. Pero, Rivera Santiago dijo que en las listas también aparecían personas que ya no estaban trabajando en el gobierno.

Además, dijo que está por verse cuántas solicitudes fraudulentas se sometieron usando información de otras personas.

“También es posible que haya gente que haya cometido errores. Eso se verá caso a caso, porque en el formulario está toda la información de quién puede recibirlo o no, y la advertencia de que si somete información errónea o se omite información, puede ser constitutivo de delito. Porque si pone la información correcta y no es elegible, no va a ser aprobado”, afirmó.