Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

También hay carreteras intransitables, como en el área de la playa, en Juaniquillas y el Barrio Naranjo.
También hay carreteras intransitables, como en el área de la playa, en Juaniquillas y el Barrio Naranjo. (Ramón “Tonito” Zayas)

Washington - El alcalde de Aguada, Manuel “Gabino” Santiago, afirmó hoy que más de 8,000 viviendas de su municipio quedaron “destrozadas por completo”, como consecuencia del paso del huracán María.

“Nuestro pueblo está devastado”, indicó Santiago, en una conversación telefónica.

La llamada fue generada a El Nuevo Día en Washington por una reportera del periódico ante los problemas para lograr comunicación dentro de la Isla.

En Aguada, se registraron dos muertes: dos policías que resultaron ahogados porque su vehículo fue arrastrado por una corriente.

En el resto de la ciudad, de más de 50,000 habitantes, no se han registrado muertes a causa del paso del huracán.

El alcalde Santiago, sin embargo, dijo que no tienen información precisa sobre una persona que cayó del techo de su residencia y resultó con heridas de gravedad, en momentos en que intentaba remover un árbol.

Varios puentes de la ciudad,  como los de Guanábanos y Jaguey Chiquito, quedaron dañados o están a punto de colapsar, dijo el alcalde.

También hay carreteras intransitables, como en el área de la playa, en Juaniquillas y el Barrio Naranjo. Pero, el municipio logró remover los escombros en las carreteras principales y tiene salida a otros pueblos.

Aunque hay sectores incomunicados, las brigadas del municipio, que son las que han prestado auxilio en Aguada, han podido llegar a esas zonas.

Junto a los empleados municipales, “es el pueblo el que se ha levantado a cooperar”, sostuvo Santiago.

“La ayuda viene en camino”, indicó, al señalar que el municipio se preparó y tiene suministros para todo un mes.

De todos modos, Santiago indicó que las necesidades más urgentes son agua y techo para los desplazados.

Los supermercados y gasolineras en el municipio están funcionando, aunque se limitan los suministros a los clientes.

El centro de salud de la ciudad sigue también operación, con la ayuda de los empleados de emergencia.

“Le estamos brindando diésel y transportación a los pacientes que necesiten atención médica”, agregó el alcalde Santiago.

Hoy, funcionarios del municipio fueron a San Juan a llevar las primeras 2,500 reclamaciones para asistencia de la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). Otras miles serán llevadas en los próximos días.

El alcalde pidió calma a los ciudadanos e informó de que en la plaza pública del pueblo ha instalado dos teléfonos para que las personas puedan llamar a sus familiares en el exterior.

Si las personas tienen árboles que obstruyen su acceso o cayeron encima de sus residencias, y no tienen el equipo necesario, el alcalde Santiago les exhortó a esperar por los trabajadores del municipio para evitar accidentes.

“Hago un llamado a la ciudadanía”, dijo el alcalde “a que en estos momentos tan difíciles por favor que nos dejen trabajar y tengan calma”.