El Departamento de Educación analiza varios escenarios para el inicio de clases, ya sea el regreso presencial a las escuelas, la continuación de la educación a distancia o una combinación de ambas modalidades. (GFR Media)
El Departamento de Educación ha establecido que algunos estudiantes pudieran regresar a las escuelas, de forma presencial, a partir del 17 de septiembre.

Más de 50 organizaciones sin fines de lucro y 22 individuos que forman parte del colectivo Mesa Social urgieron hoy a la gobernadora Wanda Vázquez Garced y al Departamento de Educación a reevaluar el plan de inicio de clases en las escuelas públicas por considerar que este pone en riesgo la seguridad y el bienestar del personal escolar y los estudiantes.

La velocidad a la que aumentan los contagios con coronavirus en la isla, y la falta de información clara sobre las medidas que se seguirán en las escuelas, dejan en evidencia que no existen las condiciones adecuadas para que los maestros y el personal no docente puedan regresar físicamente a los planteles de forma segura la semana que viene, señaló una de las portavoces de Mesa Social y directora ejecutiva del Proyecto Matria, Amárilis Pagán Jiménez.

“No estamos pidiendo que se suspenda el semestre, no se trata de eso. La propuesta es que se haga un plan de trabajo lógico, que tenga base científica y que permita que el semestre se lleve a cabo de forma segura. Ir presencial a las escuelas el día 11, cuando todavía no tienen el paso uno de tener controlada la epidemia e imponer medidas de seguridad ocupacional, es un riesgo”, expresó Pagán Jiménez.

El nuevo año escolar comenzó este lunes, día en que el personal docente y no docente debió presentarse a trabajar de forma remota. Así laborarán por una semana y, de acuerdo con las directrices del Departamento de Educación, deberán reportarse a las escuelas el 11 de agosto. Las clases para los estudiantes del sistema público comenzarán el 17 de agosto y se ofrecerán a distancia, al menos, durante el primer mes. A partir del 17 de septiembre, según el nivel de contagios de COVID-19, se permitirá que las escuelas hagan la transición hacia una modalidad híbrida que combine clases a distancia con cursos presenciales.

La Mesa Social, en una misiva enviada hoy a Vázquez Garced, a la jefatura de Educación y a funcionarios del Departamento de Salud, ofreció seis recomendaciones para que las escuelas puedan ser reabiertas. Las ideas fueron formuladas y revisadas por profesionales en diversas áreas, entre ellos expertos en salud y educación, sostuvo Pagán Jiménez.

El primer punto del plan de Mesa Social exige que haya un control de los contagios con COVID-19, lo que se logra aumentando la cantidad de pruebas diagnósticas y el rastreo de contactos. Asimismo, adoptan recomendaciones de entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS) para urgir una campaña educativa masiva sobre el uso de mascarillas y la importancia de mantener el distanciamiento físico.

“No hace sentido que en marzo, que no había casos, se cerró todo y ahora, cuando tenemos un aumento en casos positivos y en hospitalizaciones, se estén planteando la apertura del sistema escolar”, argumentó Pagán Jiménez.

La segunda recomendación está enfocada en que se tomen medidas para garantizar la seguridad ocupacional del personal escolar, tanto mediante la entrega de equipo de protección personal como de limpieza y desinfección para los edificios.

El tercer punto exige que se garantice acceso a tecnología adecuada para los maestros, tanto en las escuela como los que trabajen de forma remoto.

Educación anunció hace menos de dos semanas que las clases comenzarían a distancia, por lo cual el colectivo solicita, como cuarta recomendación, que se establezca un período antes que empiecen las clases, para que los docentes puedan prepararse adecuadamente para atender a sus estudiantes.

De acuerdo con la agenda de trabajo de Educación, entre el 3 y el 12 de agosto los docentes deberán participar en una serie de adiestramientos y reuniones en preparación al inicio del semestre y apenas se separa un día para que puedan “acondicionar” sus salones y otro para que preparen sus materiales.

“Debe haber un periodo para que el docente se comunique con sus estudiantes uno por uno para hacer una evaluación de necesidades académicas y sociales”, indicó Pagán Jiménez.

Educación comenzó en julio la entrega de computadoras a docentes, pero la distribución de los dispositivos electrónicos para los estudiantes se extenderá entre agosto y noviembre. El quinto punto de la Mesa Social recalca que todos los estudiantes deberían tener equipo tecnológico antes que empiecen las clases.

“Eso es inaceptable. Los niños que reciban las computadoras en octubre, en noviembre, ya perdieron el semestre”, sentenció Jazmín Berríos Carmona, madre de dos niñas diagnosticadas con autismo que también forma parte de la Mesa Social.

Y, por último, el colectivo urgió que se establezcan medidas para asistir a los maestros y maestras en el cuido de sus hijos menores de edad. Por ejemplo, Pagán Jiménez indicó que hay programas bajo el Departamento de la Familia que otorgan incentivos para el pago de cuido de niños que podrían ser extendidos a maestros.

Berríos Carmona y Pagán Jiménez destacaron que varias de estas recomendaciones han formado parte de documentos anteriores que han enviado al gobierno central, pero las cartas no han sido respondidas.

“Lo que vivimos el semestre pasado fue maltrato sicológico y social para los niños y niñas con la educación a distancia para la cual no tenían los equipos adecuados. La ansiedad de los niños y niñas por que pensaban que se iban a colgar, las madres con temor de que si no presentaban los trabajos les llamaría al Departamento de la Familia… No se puede vivir, no se puede someterlos de nuevo a eso, violando el derecho humano y constitucional de proveer una educación de calidad. Eso no fue educación, punto”, manifestó Pagán Jiménez.