Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La alerta llegó en dos ocasiones. (Captura de pantalla)
La alerta llegó en dos ocasiones. (Captura de pantalla)

Una nueva alerta fue enviada a miles de teléfonos celulares por el Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead) para exhortar a las personas que hayan sido diagnosticadas con COVID-19 y se hayan recuperado a donar sangre.

La alerta que hizo sonar los teléfonos en dos ocasiones poco después de mediodía detallaba un número telefónico al que debían llamar las personas. La primera alerta detallaba un número que no estaba en funcionamiento, constató El Nuevo Día.

La segunda alerta tenía el número telefónico (787) 523-0801, el cual dirige al centro de llamadas del NMEAD. 

Casi tres horas después de que se emitieran las alertas, el comisionado del NMEAD, José Burgos, confirmó que el mensaje había sido enviado a través del Sistema Integrado de Alertas y Avisos de Emergencia (IPAWS, por sus siglas en inglés), luego que se divulgara información en redes sociales que apuntaba que el gobierno desconocía su procedencia.

“Posiblemente algunas personas se sorprendieron por el mecanismo utilizado, pero es importante recordar que, en ocasiones anteriores, este sistema se ha puesto a prueba para llevar mensajes de educación o exhortando a la toma de acciones, como han sido simulacros o ejercicios”, sostuvo Burgos mediante un comunicado de prensa.

Desde que comenzó el toque de queda y cierre de comercios el 15 de marzo, la agencia envía en las noches una alerta para recordar a las personas el momento en que ya no deben estar en la calle, salvo para actividades autorizadas.

El epidemiólogo del Estado, David Capó, señaló que es necesario recordar a la ciudadanía la importancia de donar sangre. En las últimas semanas, los centros de donación de sangre del país han señalado que los abastos han disminuido debido a que no pueden realizar actividades de recolección de sangre, confirmó la gerente del Banco de Sangre de la Administración de Servicios Médicos (Asem), Ada Justiniano.

Al momento, es necesario aumentar los inventarios de sangre y plaquetas. Hemos tomado todas las medidas necesarias para que las personas que asistan a donar estén protegidas, por tal razón se está realizando por citas para garantizar el distanciamiento social, salvaguardando la salud de los donantes y el personal”, expresó Justiniano.

Capó señaló que el plasma de la sangre de personas que se hayan recuperado de COVID-19 se está recolectando en los bancos de sangre con la intención de administrárselo a los pacientes de coronavirus en estado crítico que luchan con la enfermedad.

Sin embargo, no todas las personas cumplen con los requisitos para donar plasma, detallaron la semana pasada la directora del Banco de Sangre del Centro Médico, Consuelo Climent, y el director de Operaciones del Banco de Sangre de Servicios Mutuos, José Alsina.

Hasta la semana pasada, el Banco de Sangre de Asem tenía unos 10 donantes, cuyo plasma podría ser utilizado como tratamiento para entre 25 y 30 enfermos.