Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Ambas empresas, tan pronto se registraron, consiguieron acuerdos que sumados superan $1 millón. (GFR Media)
Ambas empresas, tan pronto se registraron, consiguieron acuerdos que sumados superan $1 millón. (GFR Media)

Dos de los principales 10 contratistas de construcción de la Superintendencia del Capitolio son compañías presididas por empresarios dominicanos que organizaron estos negocios en Puerto Rico luego del paso del huracán María y tan pronto se registraron consiguieron acuerdos que sumados superan $1 millón.

Sin embargo, aunque los trabajos se realizaron, no hay rastro de la existencia de estas dos compañías más allá de su registro como compañías de responsabilidad limitada en el Departamento de Estado, arrojó una investigación de El Nuevo Día. Se constató, además, que estas empresas no operan en las direcciones registradas.

Loro Construction LLC, presidida por Rudy Pantaleón Then, fue registrada el 1 de noviembre del 2017 en el Departamento de Estado. Entre el 15 y 17 de noviembre de ese mismo año presentó tres propuestas de servicios de construcción a la Superintendencia.

El 22 de diciembre la empresa obtuvo tres contratos, uno por $252,000, otro por $162,800, y un tercero por $83,700. Debido a cambios de órdenes, la contratación total de Loro Construction ascendió a $599,540.

Los contratos originales fueron firmados por el exsuperintendente del Capitolio, Wilfredo Ramos García y las enmiendas por el actual superintendente José Jerón Muñiz Lasalle.

La compañía no tuvo que competir mediante subasta porque debido al azote del huracán María existía un decreto de emergencia firmado por los presidentes de los cuerpos legislativos Carlos “Johnny” Méndez y Thomas Rivera Schatz que eximían del requisito de subasta.

El Nuevo Día trató de comunicarse telefónicamente con Pantaleón Then, pero ninguno de los dos números de teléfono que registra en los documentos oficiales estaban en servicio.

Este diario fue hasta la dirección registrada en el Departamento de Estado como su oficina designada en el edificio La Electrónica, en San Juan, pero estaba cerrada y vacía. No había personas ni muebles.

También se visitó otra dirección que escribió en los documentos del Departamento de Estado, pero la persona que reside en esa casa dijo que ha vivido en ella durante los pasados 36 años.

El vecino de Juncos dijo que conoció a Pantaleón Then porque hace mucho tiempo residió en la calle detrás de su casa, pero que desconocía que el contratista hubiese registrado la dirección de su hogar como si fuera la suya. Dijo que, hasta donde sabía, el contratista reside en la República Dominicana.

El Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores indicó que no tiene registrado como ingeniero a Pantaleón Then como tampoco lo tiene entre sus miembros el Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico.

Una búsqueda por la Internet relacionó a este contratista con la Asociación Dominicana de Caballos de Paso, Inc (Adopaso), organización que confirmó que Pantaleón Then estuvo vinculado con la junta de esta entidad, pero en este momento no es parte de ella.

El superintendente del Capitolio no concedió entrevista, por lo que no fue posible verificar si ha tenido alguna relación con Pantaleón Then ligada a la agroindustria de los caballos de paso. Esto porque Muñiz Lasalle tiene registrada en la República Dominicana la compañía Hacienda Muñiz, que, entre otros servicios, ofrece entrenamiento de caballos de paso fino. 

Sin explicaciones

Por otro lado, la compañía Codom Construction LLC se registró en el Departamento de Estado el 8 de mayo de 2018.

El 13 de julio de ese mismo año, la compañía firmó su primer contrato con la Superintendencia del Capitolio luego de que se le adjudicara una subasta informal.

El contrato de $188,500 fue para construir la entrada vehicular principal y una caseta de seguridad en el edificio de Medicina Tropical. Una enmienda al contrato le añadió a la construcción otros $46,000.

El 14 de noviembre de ese año, la Superintendencia invitó a Codom, entre otras nueve compañías a participar de una subasta informal para “la construcción del site de la Plaza de los Creyentes”.

La subasta informal se le adjudicó a Codom, entidad que el 14 de diciembre firmó un contrato de $189,630. El contrato recibió tres enmiendas y una de ellas le añadió $15,000.

Este diario se comunicó telefónicamente con el presidente de la empresa Buanerges Terrero, un ingeniero certificado por el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, pero quien no está registrado en Puerto Rico para ejercer ese oficio.

Cuando contestó, afirmó ser Buanerges Terrero. En tanto se le explicó que le llamaba El Nuevo Día para entrevistarlo sobre sus relaciones de negocios con el gobierno de Puerto Rico, pretendió dar entender que no era el ingeniero Terrero y colgó.

A través de una comunicación a sus contactos telefónicos en la República Dominicana se corroboró el número telefónico, también que estaba en Puerto Rico. El Nuevo Día intentó una segunda llamada y en esa comunicación volvió a identificarse como el ingeniero Terrero, pero dijo que no compartiría información.

La dirección que registra la empresa en el Condado corresponde a un pequeño complejo de apartamentos residenciales al que no se puede acceder porque los portones están bajo llave y no tiene vestíbulo.

DRNA en la mirilla

Una investigación de El Nuevo Día que conllevó el examen de expedientes judiciales, investigaciones enel registro de la propiedad, análisis de contratos y de documentos oficiales en el Departamento de Estado, así como visitas de campo y entrevistas, reflejó vínculos de familiares y allegados del superintendente del Capitolio, José Jeron Muñiz Lasalle con contratistas del Departamento de Recursos Naturales (DRNA), la Junta de Calidad Ambiental, el Senado y la Superintendencia del Capitolio.

La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y presidenta dela Junta de Calidad Ambiental, Tania Vázquez Rivera, quien fue abogada personal de Muñiz Lasalle, nombró a su hermano Alex Muñiz Lasalle como administrador de la JCA.

Asimismo, Vázquez Rivera contrató en el DRNA a la compañía AJ Consultants, que fue organizada por el compañero de papeleta de José Jerón en las elecciones de 2016, Ricardo Palléns Cruz.

Uno de los contratos de AJ Consultants con el DRNA fue firmado por Michelle Valentín Soto, quien, a su vez fue vicepresidenta de NW Consultants una corporación de José Jerón y otro de sus hermanos de nombre Carlos Muñiz Lasalle.

Al mismo tiempo, Palléns Cruz fue nombrado por el entonces gobernador Ricardo Rosselló como miembro asociado de la JCA. A pesar de ese nombramiento, AJ Consultants  retuvo su contrato con el DRNA.

AJ Consultants, organizada el 30 de enero de 2017, también obtuvo un acuerdo contractual con el Senado, donde trabajaba el excandidato a la alcaldía de Quebradillas por el Partido Nuevo Progresista, quien, además, es pareja de una nieta del exgobernador Carlos Romero Barceló.

El Senado también reclutó a Alex Muñiz Lasalle como director de la oficina legislativa en Mayaguez, luego que salió de la JCA en agosto de este año.

A la misma vez, la Superintendencia y la JCA otorgaron contratos de consultoría a Carlos Igartua Veray, quien fue representante corporativo de AJ Consultants y donante de la pasada campaña electoral de José Jeron.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, también ha tenido relaciones comerciales con el Criadero Muñiz, una corporación registrada a nombre de los hermanos Muñiz Lasalle, a la que le ha vendido, al menos, un equino.

La secretaria del DRNA y presidenta de la JCA reconoció ayer que el Negociado Federal de Investigaciones la entrevistó y le advirtió que emitirán requerimientos de información mediante subpoena. Dijo que le aclararon que ella “no era el objetivo de la investigación”.