La plataforma de alquileres de corta duración Airbnb anunció este jueves una prohibición a nivel global de celebrar fiestas en sus alquileres para garantizar que se cumplen las medidas de distanciamiento social necesarias para combatir la pandemia de COVID-19.
Airbnb prohibió en agosto la celebración de fiestas en todos sus alquileres. (Francisco Javier Díaz)

El presidente de la Asociación de Dueños de Paradores de Puerto Rico, Tomás Ramírez, denunció este lunes que pese a los múltiples señalamientos por incumplimientos a la orden ejecutiva del COVID-19 en las propiedades de alquiler a corto plazo, tipo Airbnb, la Policía no interviene con estos lugares.

Denunció que, sin embargo, las autoridades visitan continuamente los paradores y hoteles para asegurarse que cumplen con los protocolos requeridos para contener los contagios.

“Por alguna razón la Policía no quiere intervenir, aunque lo saben. Me han dicho de la Comandancia del área oeste que tienen instrucciones de no atenderlos, por las razones que sean. Sin embargo, van a los hoteles continuamente”, estableció el también propietario de Combate Beach Resort en una entrevista radial (Radio Isla 1320 AM).

Resaltó que según el Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos (SMICRC) del Departamento de Salud, la mayoría de los brotes de COVID-19 que se han reportado en Puerto Rico durante las pasadas semanas son por fiestas familiares como cumpleaños, entre otros.

“Si tú miras las estadísticas que se publicaron ayer, el 57% de los brotes vienen de reuniones familiares y eso incluye también a gente que viene de afuera. Este fin de semana había en Cabo Rojo una casa que tiene siete apartamentos y tenía 14 autos, así que imagínate que haya un grupo familiar de 14 personas, así que imagínate qué cosas pueden pasar”, denunció.

A finales de agosto, Airbnb prohibió las fiestas en todos sus alquileres a nivel global por la pandemia. La empresa también limitó a 16 el número máximo de huéspedes.

Puerto Rico suma hoy 16,788 casos confirmados y 18,716 casos probables de COVID-19, mientras que las muertes por la enfermedad ascienden a 482.