Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El gobernador Alejandro García Padilla se reunió hoy para discutir los esfuerzos contra el zika. (Aemead)
El gobernador Alejandro García Padilla se reunió hoy para discutir los esfuerzos contra el zika. (Aemead)

El gobernador Alejandro García Padilla anunció hoy que no avalará la fumigación aérea con el insecticida Naled en Puerto Rico.

“Autorizo la fumigación con (el larvicida Bacillus thuringiensis israelensis) Bti”, indicó, en cambio.

Dijo que es un larvicida tipo 4 orgánico, que según alegó "lo venden hasta en la ferretería".

Según informó ayer el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), el Bti llegó el pasado 20 de julio a Puerto Rico junto con un cargamento de Naled. 

Revelaron, de hecho, que el larvicida está disponible para la fumigación aérea de inmediato, aunque tardará varias semanas en ser utilizado. 

García Padilla, por otro lado, indicó que no dio una respuesta rápida sobre qué se haría con la fumigación aérea, porque le parecía irresponsable darla sin estar informado.

“Yo como gobernador tengo que hacer todo lo que a mi alcance esté para evitar el menor número de niños que nazcan con microcefalia. Digo el menor número posible, porque es muy probable que no lo podamos evitar al 100%. Tengo que hacer todo lo que esté a mi alcance y tengo que evaluar juiciosamente todas las ideas que se presenten… Por eso hemos estado hablando del Naled. Lo irresponsable es rechazarlo con estribillos políticos, de plano”, destacó el ejecutivo.

La afirmación la hizo tras encabezar esta mañana una reunión en la que participaron varios jefes de agencia y el grupo Organizaciones Voluntarias Activas en Desastres (OVAD) sobre los esfuerzos para combatir el zika.

El cónclave se dio luego de que el ejecutivo ordenara la salida de la Isla del cargamento que contiene el insecticida Naled, el cual llegó sin la debida autorización del gobierno local. 

Esta mañana la secretaria de Salud, Ana Ríus Armendáriz, informó que su agencia tomó la determinación de no apoyar la aspersión aérea por varias razones. Entre estas destacó la acción del CDC de ordenar el traslado de Naled a Puerto Rico sin la autorización del gobierno. También dijo que las autoridades federales no han respondido las interrogantes que se tienen sobre su efecto en la salud de la población.

Según publicó ayer el Departamento de Salud, desde diciembre pasado al 7 de julio se han registrado 5,582 casos confirmados de zika, de los cuales 672 son embarazadas.

Permanece en las estadísticas una sola muerte, 21 casos de Guillain Barré y la detección de un feto no nacido con defectos congénitos. 

Al informar las estadísticas, la secretaria de Salud indicó que “esta enfermedad no es un juego. Es importantísimo la labor comunitaria”. 

El zika es un virus que se transmite por las picaduras de los mosquitos y a través del contacto sexual. Los síntomas más comunes por la enfermedad son sarpullido, dolor en las articulaciones, fiebre, y conjuntivitis sin secreción (ojos rojos). 

En general, los síntomas comienzan de tres a 12 días. A veces son leves y muchas personas no se dan cuenta que han sido infectadas.

El mayor peligro de la enfermedad es que puede provocar problemas en el desarrollo del feto, especialmente en su cerebro.