Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

A poco más de seis años de haberse firmado el primer acuerdo entre Energy Answers y una dependencia pública, el proyecto de conversión de desperdicios sólidos a energía (“waste to energy”) que la empresa propone para Arecibo parece estar ahogado en burocracia, hecho que para sus opositores es señal de que “la incineradora no va”.

💬Ver comentarios