El sector Buena Vista en el área del Caño Martín Peña fue una de las áreas afectadas por las inundaciones que desató la tormenta Isaías. (Teresa Canino Rivera)

Tras la inundación con aguas usadas que provocó la tormenta Isaías en varias comunidades aledañas al Caño Martín Peña, el liderato comunitario del G-8, que agrupa a estas vecindades, reclamó acción para asegurar el financiamiento de las obras que faltan por completar y que permitirían el eventual dragado de esta porción del Estuario de la Bahía de San Juan.

Entre las mejoras que se necesitan está la construcción o renovación de sistemas de aguas sanitarias y de aguas pluviales ya que en algunas áreas no existen o se desbordan en eventos de intensas lluvias como el reportado la semana pasada.

“Cientos de familias se vieron afectadas por las inundaciones causadas por la tormenta Isaías. Esto resalta la urgencia de que el gobierno invierta fondos de recuperación provenientes del Community Development Block Grant (CDBG), manejados por el Departamento de la Vivienda, para llevar a cabo los proyectos de infraestructura necesarios para mitigar los daños por inundaciones y tormentas, y reducir la vulnerabilidad de las comunidades del Caño, así como las comunidades aledañas a la Laguna San José e infraestructura crítica para el país como el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín”, expresó Mario Núñez Mercado, director ejecutivo de la Corporación del Proyecto ENLACE del Caño Martín Peña en un comunicado de prensa.

“Las inundaciones debido a la falta de infraestructura sanitaria y de una infraestructura pluvial adecuada no solo representan pérdidas económicas, sino que afectan significativamente la salud de nuestros residentes. La comunidad se encuentra particularmente vulnerable tras el paso del huracán Maria. Si tuviésemos que enfrentarnos a un desastre natural de proporciones similares, muchas familias del Caño perderían todo”, añadió Núñez. 

Por su parte, Lucy Cruz Rivera, presidenta del G-8, comentó que constantemente tienen que justificar el proyecto ante funcionarios gubernamentales cuando el costo de cada inundación para las familias, para el país, para la salud y para el ambiente es evidente.

A la fecha, el Proyecto ENLACE del Caño Martín Peña y el gobierno local han invertido sobre $100 millones en proyectos y actividades para viabilizar el dragado del Caño y los proyectos de infraestructura asociados. Esta inversión incluye la adquisición de estructuras y el realojo de sobre 500 familias a vivienda decente, segura y sanitaria, se informó.

Recientemente, la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3) anunció que uno de los proyectos de infraestructura críticos para mitigar las inundaciones en comunidades al sur del Caño ha sido preseleccionado para obtener fondos del programa de Asistencia para la Mitigación de Riesgos de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

Asimismo, la Cámara de Representantes federal aprobó la Ley de Desarrollo de los Recursos de Agua (WRDA) de 2020 que, de ser avalada en el Senado estadounidense, aumentaría los fondos autorizados para llevar a cabo el dragado del Caño. No obstante, este aumento en la cuantía autorizada no le asigna fondos al proyecto, decisión que debe tomar el Cuerpo de Ingenieros en coordinación con la Oficina de Planificación y Presupuesto federal.

“La gente oye de estas posibles asignaciones de fondos que no se han materializado, y piensan que el problema está resuelto,” dijo por su parte Lucy Cruz Rivera, presidenta del G-8. 

Se informó que un estudio de hidrología e hidráulica realizado recientemente por la Corporación del Proyecto ENLACE del Caño Martín Peña como parte de la actual etapa de diseño concluye que, además de su beneficio principal de restauración ambiental, el dragado ayudará a reducir el impacto por las inundaciones en las comunidades del Caño y comunidades aledañas a la Laguna San José, como beneficio incidental del proyecto.