Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Desde su pequeña oficina, donde ya anda empacando cosas, Cruz recordó todos estos años en que llevó a El Yunque a crecer hasta el reconocido bosque protegido que es hoy día.
Desde su pequeña oficina, donde ya anda empacando cosas, Cruz recordó todos estos años en que llevó a El Yunque a crecer hasta el reconocido bosque protegido que es hoy día. (Gerald López Cepero)

Volvió a su tierra para ayudar a recuperar una de las maravillas de Puerto Rico, el Bosque Nacional  El Yunque, cuando enfrentaba uno de sus peores momentos, luego de haber sido azotado y destrozado por el poderoso huracán Hugo. Se quedó por más de dos décadas al frente del bosque contra viento y marea, enfrentando un sinnúmero de presiones y conflictos que llegaban de todas partes.