Un salón de clases con los pupitres con distanciamiento.
Un salón de clases con los pupitres con distanciamiento. (Teresa Canino Rivera)

El Departamento de Educación anunció hoy que 231,991 estudiantes de escuelas públicas -equivalente al 88% de la matrícula- tomarán clases presenciales los cinco días a la semana una vez comience el nuevo semestre escolar, una medida que permitirá comenzar a atender los rezagos académicos que se han hecho más patente durante la pandemia de coronavirus.

Mira aquí la grabación de la conferencia de prensa:

Asimismo, el secretario interino de Educación, Eliezer Ramos Parés, detalló que 30,403 alumnos, equivalente al 12% de la matrícula, solo podrán tomar de uno a tres días de clases a la semana de forma presencial debido a los problemas de infraestructura detectados en 156 escuelas.

“El sueño de todos los que estamos aquí es que este agosto tuviéramos escuelas renovadas. Pero hemos enfrentado retos y, quiero ser claro con el país, estos retos se han estado atendiendo y los vamos a estar atendiendo. Hay escuelas que estarán en condiciones óptimas y hay escuelas que no”, expresó Ramos Parés en conferencia de prensa, en la cual detalló las nuevas guías que regirán el funcionamiento de las escuelas públicas para el próximo semestre escolar.

Al momento, Educación cuenta con 262,424 estudiantes que están matriculados para el inicio del nuevo semestre escolar. De acuerdo con el calendario escolar diseñado por la agencia, el semestre escolar comenzará el 5 de agosto, mientras que las clases iniciarán el 16 de ese mes.

Ramos Parés además dio a conocer varias de las medidas salubristas que se implementarán en los salones y la escuelas para minimizar los riesgos de contagio con COVID-19, aunque enfatizó que estas guías son cambiantes.

Esta mañana, el Departamento de Salud anunció que la vacunación contra el COVID-19 será obligatorio para todos los alumnos que elegibles para así hacerlo. Ramos Parés destacó que el uso de mascarillas será obligatorio en las escuelas y se continuará el cernimiento de toma de temperatura a la entrada de cada plantel. Asimismo, el personal de enfermería escolar permanecería en cada escuela y se realizarán pruebas de detección del coronavirus aleatorias para identificar contagios de forma temprana.

La vacunación también será obligatoria para el personal docente y no docente, aunque Ramos Parés señaló que estarán exentos del requisitos aquellos que no puedan vacunarse por restricciones médicas o consideraciones religiosas.

Dado que las clases comienzan en tres semanas, el secretario interino destacó que los alumnos mayores de 12 años podrían tomar clases presenciales tras recibir una sola dosis de la vacuna contra el COVID-19, aunque con un compromiso de los padres, madres o encargados de que reciba la segunda dosis en el tiempo requerido.

En cuanto a los espacios físicos dentro de las escuelas, Ramos Parés indicó que se consultan con expertos y se han realizado inversiones para que se puedan utilizar acondicionadores de aire y/o abanicos en los salones sin que esto aumenten el riesgo de contagio de COVID-19. El protocolo que se implementó en las escuelas cuando se autorizaron las clases presenciales en marzo pasado prohibía el uso de acondicionares de aire.

“Los comedores sí van a abrir, pero se ha pedido un mayor distanciamiento (entre estudiantes) en el momento en que consumimos alimentos. El almuerzo será escalonado para todos los estudiantes y tendrán la oportunidad de estar en el comedor, en el patio, en la cancha, en el pasillo y en la propia sala de clases para consumir alimentos, usando el distancimiento”, expresó el secretario interino.

“Nuestra meta es garantizar los servicios presenciales para el 100 por ciento de nuestros estudiantes. Pero, debido al desafío de los problemas de infraestructura en algunos de nuestros planteles, esto tomará tiempo. Sin embargo, para el inicio del semestre escolar en agosto, 231,900 estudiantes recibirán clases presenciales cinco días en semana”, resaltó Ramos Parés.

El funcionario detalló que ese 88% de estudiantes que estarán la semana completa de forma presencial comprende las matrículas de 744 planteles en las áreas educativas de Arecibo, Bayamón y Caguas. Por su parte, en las regiones educativas de Humacao, Mayagüez y San Juan, el 85% del estudiantado recibirá clases presenciales cinco días en semana.

Entretanto, un 15% de los estudiantes matriculados tomarán clases en formato híbrido, en los que visitarán las aulas algunos días y recibirán clases virtuales en otros días.

“En estos momentos contamos con 702 planteles que, tras ser inspeccionados por ingenieros, fueron certificados como aptos o parcialmente aptos para ofrecer clases presenciales. 614 escuelas operarán con normalidad, y de ese total, 88 operarán en modalida interlocking (en el que estudiantes tomarán clases en dos planteles distintos). 156 escuelas están en proceso de construcción, y de estas, 129 fueron reubicadas a planteles habilitados. Los estudiantes de 12 escuelas fueron reubicadas a 9 planteles que estaban en desuso, y otras 14 escuelas operarán en facilidades alquiladas”, añadió Ramos.

Específicamente, las áreas educativas de San Juan, Arecibo y Mayagüez utilizarán planteles en desuso.

Del total de estudiante, 199,000 tomarán clases en horario regular, y unos 63,190 recibirán clases en horarios modificados.

El secretario interino de la agencia destacó que el principal reto del sistema educativo es el estado de la infraestructura escolar, sobre todo debido a los daños que sufrieron decenas de escuelas tras el paso de los huracanes Irma y María en 2017 y los terremotos que llegaron a punto más fuerte en enero de 2020. Por ejemplo, el director ejecutivo de la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI), Eduardo Rivera, detalló que 682 escuelas tienen las llamadas columnas cortas, un elemento de diseño que las hacer más vulnerables a sufrir daños en caso de terremoto.

Para atender esto se han asignado $276.8 millones. La reparación de las columnas cortas se completará para el primer trimestre de 2022, sostuvo Rivera.

Rivera explicó que, al momento, se han realizado 48 subastas. De 78 planteles cubiertas por estas subastas, 47 ya fueron adjudicadas y 31 están en proceso de contratación de las compañías que llevarán a cabo las reparaciones y/o modificaciones.

El director ejecutivo de AFI añadió que el proceso de reparación y modificación se organizó en cuatro grupos. En el Grupo A se encuentran las escuelas con entre una a 50 columnas cortas; estas reparaciones serán las primeras en completarse. Mientras, en el Grupo B están los planteles con entre 51 a 100 columnas cortas y se espera terminarlas para diciembre de este año.

Entretanto, en el Grupo C están las escuelas con entre 101 a 200 columnas cortas, con fecha para finalizar las labores de febrero de 2022, y en el Grupo D se encuentran las escuelas con 200 columnas cortas o más, cuyas modificaciones terminarán en marzo de 2022.

Los estudiantes de las escuelas públicas de país han estado tomando sus clases principalmente a distancia desde marzo de 2020.

Por su parte, el subsecretario de Asuntos Académicos, Guillermo López Díaz, destacó que la agencia ya publicó el plan para atender el rezago académico, el cual estará abierto a comentarios por las próximas semanas.

“El tema del rezago no se circunscribe a este año de pandemia. Venimos arrastrando un rezago de años y la pandemia nos levantó bandera”, expresó Ramos Parés.

El secretario interino indicó que las autoridades escolares monitorearán constantemente las situaciones que surjan en los planteles para detectar cualquier posible contagio de COVID-19 y tomar acción rápidamente.

“Si hay necesidad de aislar esa comunidad escolar para poder proteger al resto, lo vamos a hacer. Pero (el cierre de una escuela) es la última consideración posible”, manifestó.

💬Ver comentarios