Ana Julia Quezada es declarada culpable por la muerte del niño Gabriel Cruz. (EFE)

El jurado popular ha declarado por unanimidad a Ana Julia Quezada culpable de asesinato con alevosía por la muerte de Gabriel, el pequeño de ocho años hijo de su entonces pareja, Ángel Cruz, el 27 de febrero de 2018 en una finca apartada de la localidad de Rodalquilar (Almería, España). 

También la consideran culpable, por unanimidad, de dos delitos de daños psíquicos a los padres del niño, Ángel Cruz y Patricia Rodríguez, por los que el Ministerio Público solicita 10 años más de cárcel.

El tribunal de la Audiencia Provincial de Almería que juzga los hechos, presidido por la magistrada Alejandra Dodero, deberá ahora encuadrar los hechos dados por probados por el jurado en los tipos penales, con sus correspondientes condenas.

Lo primero está claro, es asesinato. Lo segundo no tanto, porque el Supremo no tiene claro si se puede usar la condición de menor de la víctima, y por tanto la alevosía, para subir dos peldaños: de homicidio a asesinato, y de asesinato a prisión permanente revisable, la pena más dura del ordenamiento jurídico español, según publica el diario El Mundo.

Según informa el diario El País, veintiséis horas y media han estado los miembros del jurado, siete mujeres y dos hombres, incomunicados en una pequeña habitación de la Audiencia Provincial de Almería y en su hotel para contestar las 142 preguntas que les ha formulado la jueza de la sección segunda, Alejandra Dodero.

Iniciaron sus deliberaciones a las 1:26 p.m. de este miércoles y han concluido sobre las 4:00 p.m. de este jueves, momento en que han entregado el acta a la magistrada. Así ha concluido un juicio de siete intensas jornadas en las que decenas de testigos y peritos han tratado de arrojar luz sobre una muerte que sacudió a toda España.

La fiscal Elena Fernández pide prisión permanente revisable por asesinato con alevosía, además de 10 años más por daños psíquicos a los padres del niño.

El abogado de la familia, que ejerce la acusación particular, Francisco Torres, pide también prisión permanente por asesinato con alevosía, aunque añadía la circunstancia agravante de ensañamiento, que no ha apreciado el jurado. Además, solicita dos delitos de daños psíquicos a los padres y dos contra la integridad moral.

La defensa alega que Quezada cometió un homicidio imprudente, por lo que solicitaba tres años de cárcel u homicidio doloso, que sería penado con 15 años de cárcel.

El 27 de febrero de 2018 Ana Julia Quezada quitó la vida al niño de ocho años Gabriel Cruz, hijo de su pareja de entonces, en una finca de Rodalquilar (Almería, España) con alevosía, sorprendiendo al pequeño, manifiestamente desvalido.

La condenada lanzó contra el suelo de una habitación al menor, y tras el impacto, procedió con sus propias manos a taparle la boca y la nariz con fuerza, hasta vencer su resistencia y provocar su fallecimiento.


💬Ver 0 comentarios