Asciende a 110 el número de muertos por el colapso de la represa en Brasil (semisquare-x3)
Bomberos y voluntarios cortan los árboles derrumbados, tras la ruptura de una una represa en Brumadinho, Brasil. (EFE)

El número de muertos por la tragedia minera ocurrida en Brasil hace una semana llegó a 110, mientras los servicios de búsqueda y rescate siguen con las labores para intentar localizar a 238 desaparecidos, informó el Cuerpo de Bomberos del estado de Minas Gerais.

El portavoz de la institución, el teniente Pedro Aihara, dijo en una rueda de prensa que los equipos mantuvieron los trabajos centrados en los 18 puntos de atención predeterminados y evaluó que, completados siete días de la catástrofe, la operación de búsqueda y rescate entra "en una fase un poco más difícil".

"Entramos en una fase un poco más difícil de la operación, considerando que los cuerpos que estaban en áreas superficiales ya fueron encontrados y rescatados", explicó el teniente, quien agregó que, a partir de ahora, el rescate de los cadáveres dependerá del uso de maquinas de gran porte y de excavaciones.

De acuerdo con Aihara, en los próximos días "seguramente el número de cuerpos aumentará", pero "quizás la velocidad de los trabajos disminuya un poco".

Durante el día, los equipos de búsqueda y rescate tuvieron que interrumpir sus labores temporalmente repetidas veces debido a la lluvia, que dejó el lodo "bastante inestable" en algunas zonas y "dificultó" los trabajos.

El pasado viernes, una de las represas de una mina de hierro en la localidad de Brumadinho, en el estado de Minas Gerais (sudeste), en la que el gigante minero Vale almacenaba toneladas de residuos minerales, se rompió y sepultó las instalaciones de la propia compañía y cientos de propiedades rurales.

Esta tragedia se produjo tan solo tres años después de la ocurrida en Mariana, en el mismo estado, cuando el colapso de los diques de una represa dejó 19 muertos e incontables daños a la fauna y flora regional en lo que está considerada como la peor tragedia ambiental de Brasil.

Al lado de Mariana, según el portavoz de los bomberos, los trabajos de búsqueda y rescate en Brumadinho ya se convirtieron en la mayor operación de este tipo ya realizada en el estado.

"Ya son más de 424 misiones de aeronaves y cerca de 228 horas de vuelo, lo que demuestra la magnitud de la misión", aseguró.

El vocero agregó que unas 360 personas trabajaron en las tareas de rescate este jueves, a las que hay que añadir los 950 policías que siguen actuando en los puntos considerados de difícil acceso.

De los 110 muertos, la Policía Civil de Minas Gerais informó que ya fueron identificadas 71, en su mayoría trabajadores de Vale que se encontraban en el comedor cuando vino el alud de lodo y residuos minerales.

El desastre destruyó además 270 hectáreas de tierras y dejó al menos 108 personas sin hogar.

La minera Vale, dueña de la presa que se rompió, anunció este jueves que negociará acuerdos extrajudiciales con la Fiscalía para poder anticipar el pago de las respectivas indemnizaciones.

El presidente de Vale, Fabio Schvartsman, dijo en declaraciones a periodistas que la intención de la empresa es evitar los prolongados procesos judiciales que atrasan las indemnizaciones y poder llegar a acuerdos con las diferentes autoridades y las víctimas para acelerar todo el proceso.

A lo largo de la semana, la Justicia brasileña hizo diversos bloqueos en las cuentas de Vale, cuyos valores suman unos 12,000 millones de reales (unos $3,186 millones), para garantizar el pago de las indemnizaciones a las víctimas y las reparaciones ambientales y de los daños provocados.


💬Ver 0 comentarios