Una mujer y un niño con mascarillas como precaución contra un nuevo coronavirus se toman un selfie dentro de un metro casi vacío en Santiago, Chile. (AP)

Chile decretó el domingo un toque de queda nocturno y extremó las medidas para contener el nuevo coronavirus, a medida que los contagios seguían incrementándose en el segundo país con más contagios hasta ahora en América Latina. Colombia, por su parte, reportó el segundo fallecido por la enfermedad.

El Ministro de Salud chileno anunció que en las últimas horas se detectaron 95 nuevos casos, con lo cual elevó la cifra de infectados a 632, con lo que sigue a Brasil en número de contagios hasta el momento. La víspera reportó su primer fallecido por COVID-19, una mujer de 82 años.

El toque de queda en Chile, que regirá desde este domingo desde las 10:00 p.m. a las 5:00 a.m., se suma a otras medidas drásticas tomadas en otras zonas del país, como el cierre total de las ciudades de Puerto Williams, en Tierra del Fuego, en la Patagonia, donde se produjo un contagio y se declaró cuarentena para evitar brotes o Chillán, unos 400 kilómetros al sur de Santiago, uno de los focos donde se han detectado más contagios.

También se reforzarán controles sanitarios en vuelos nacionales, aunque el gobierno sigue resistiéndose al pedido de la población y de los empleados de la salud de declarar una cuarentena nacional, como han hecho varias naciones latinoamericanas.

"Estamos convencidos que, desafortunadamente, la cuarentena domiciliara no se está cumpliendo por personas que están diagnosticadas como positivos para coronavirus", afirmó, por otra parte, el ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich, quien llamó a tomar mayor responsabilidad para evitar los contagios de las personas mayores.

El ministro refirió que se comenzarán a realizar test rápidos para detectar a contagiados asintomáticos.

Las autoridades chilenas también están ordenando a las personas con una segunda residencia en la playa que vuelvan a la capital antes del martes. En la noche del sábado se registraban incidentes en algunas zonas de playa donde los locales impedían la llegada de autos de la capital, siguiendo las directrices de cuarentena impuesta por algunos alcaldes costeros.

En Colombia, el Ministerio de Salud anunció el domingo el fallecimiento del segundo colombiano por la pandemia, una mujer de 70 años, en la ciudad de Cali.

La fallecida presento síntomas respiratorios la primera semana de marzo y se le hospitalizó el 16 de ese mes. Tenía antecedentes de dislipidemia hipotiroidea y enfermedad cardiaca, según las autoridades.

La noche del sábado se informó el fallecimiento del primer colombiano por COVID-19, un hombre de 58 años, enla ciudad caribeña de Cartagena. La muerte ocurrió el 16 de marzo, pero se informó apenas el sábado.

Hasta el domingo se registraban 231 contagiados y dos muertos en Colombia. De los positivos, 77 se registran en la capital del país.

Colombia entrará en una cuarentena nacional a partir del martes y que se extenderá hasta el 13 de abril en un esfuerzo por contener los contagios.

Mientras en Argentina, donde se vive un fin de semana largo por feriado nacional el lunes y martes, también los medios reportaban largas filas de autos abandonando hacia la playa, si bien las principales calles de Buenos Aires, casi siempre abarrotadas de gente, se veían desiertas.

En el país los casos subieron a 225 confirmados con 4 fallecidos, según el último parte oficial. El gobierno informó de que se detuvo a más de 600 personas en las últimas horas por violar el aislamiento social obligatorio impuesto en esa nación.

En Uruguay, los casos subían a 135 confirmados, según las autoridades de Salud. Pese a medidas de emergencia tomadas en ese país, se podía ver a uruguayos en las calles y trasladándose a balnearios.

En Paraguay los casos confirmados subieron a 22 el domingo, con un fallecido. El gobierno extendió las medidas de urgencia hasta el 12 de abril.

En América Latina se registran más de 3,500 contagiados y más de 40 fallecidos.

En todo el mundo, más de 280,000 personas se han infectado y más de 11,900 han muerto por el coronavirus, pero la mitad de los que alguna vez fueron contagiados se han recuperado. La mayoría de los enfermos presenta síntomas leves como fiebre o tos, pero las personas mayores o que tienen otros problemas de salud pueden sufrir complicaciones graves.


💬Ver 0 comentarios